Las escoliosis. Cuanto antes actuemos, mejor será el pronóstico.

La apreciación de desniveles en la altura de los hombros, puede que se deba sencillamente a una mala postura, a una actitud adoptada por imitación o trastornos psicológicos, o puede que se deban a una alteración estructural real de la columna, en este caso una Escoliosis.

La escoliosis es una deformidad de la columna representada en forma de una flexión lateral de la columna o más de una (puede haber más de una curva), acompañada siempre de rotación de las vértebras y un aplanamiento de las curvas fisiológicas, generalmente de la cifosis dorsal.

Debemos distinguir entre lo que es una escoliosis, de lo que es una actitud escoliótica. La actitud escoliótica, puede pasar desapercibido o confundirse con escoliosis real, el paciente adopta una postura en la que aparecen los signos típicos de escoliosis, hombro elevado, escápula saliente, diferencia de altura en la pelvis, pero se trata simplemente de una postura adoptada, no hay rotación en las vértebras (la gran diferencia)y por tanto se puede y se debe corregir, con advertir a la persona de su mala postura, enseñar como corregirla, debería ser suficiente.

La escoliosis es una patología bastante frecuente y que afecta más a niñas que a niños en una proporción de 4:1, comienza a aparecer en la infancia para ir aumentando durante la adolescencia, sin tratamiento y sin diagnóstico, seguirá evolucionando. En mujeres, existen dos períodos críticos donde progreso muy rápidamente, el embarazo y la menopausia.

Es tarea de todos, padres, profesores, médicos el identificarlas y poner al corriente al especialista para que ponga tratamiento inmediato cuando todavía se está a tiempo. Se considera que una columna está estructurada en torno a los 18 años, a partir de ahí no conseguiremos corregir la deformidad.

La mayoría de escoliosis tienen un origen desconocido (idiopáticas)y por tanto no hay un tratamiento sobre la causa, si sobre los efectos. Otras causas son, congénitas (heredadas), neurógena (parálisis de algún nervio), miógena (debilidad muscular), secundarias a otros trastornos. Cuando observamos a un niño/a, debemos fijarnos en varias cosas: La altura de los hombros, el triángulo del talle, escápulas que sobresalen al agacharse, caderas desniveladas y una gibosidad torácica.

Si observamos cualquiera de estas anomalías, lo fundamental es acudir al traumatólogo para realizar un estudio completo. Se debe realizar un estudio visual del problema, una medición con plomada para comprobar la alineación de las vértebras, el test de Adams y medir con inclinómetro, pero sin lugar a duda la prueba que no debe faltar es una radiografía en la cual se deben medir los ángulos con escrupulosa exactitud, la medición del ángulo de Cobb, determinará cuantos grados se desvia esa columna, dependiendo de la angulación el tratamiento variará, desde los pocos grados <10, hasta escoliosis severas con >60. El médico especialista decidirá cuando se ha de colocar corsé, de que tipo, cuantas horas y demás.

La fisioterapia supone una herramienta muy eficaz en escoliosis que abarcan desde los 10 grados hasta las graves. Existen muchas vertientes y muchos tipos de tratamiento, lo más importante siempre es enseñar a la persona cual es la postura correcta para que la integre y modifique malos hábitos. Muy importante todos los ejercicios inespecíficos de elastificación de columna. Luego existen ejercicios muy diversos cada uno basado en un concepto, algunos de ellos muy interesantes como el método Klapp, el método Niederhoffer que se basa en potenciar la musculatura del lado cóncavo. Cada terapeuta usará el método que mejor resultados le de, o una combinación de varios. Fisioterapia y corsés pueden suponer la salvación para muchos casos encaminados a la cirugía.

La escoliosis a pesar de ser una entidad patológica muy conocida a día de hoy, puede quedar sin diagnosticar en sus casos más leves, porque su evolución es indolora en el 90% de los casos y conforme evoluciona con los años es cuando aparecen dolores musculares por descompensaciones musculares, o aplastamientos de los discos vertebrales. En casos muy graves aparte de la deformidad e incapacidad funcional, pueden aparecer alteraciones en el llenado de los pulmones y afectar incluso al corazón. Por tanto, rápido diagnóstico y rápido tratamiento pueden suponer la solución o el freno a este problema.

Publicado el 13 de marzo de 2012 en Espalda y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: