Signos y Síntomas. En que consiste la clínica de una enfermedad.

Cuando hablamos de la clínica de una enfermedad, nos estamos refiriendo a su forma de presentación, las características propias de la patología Básicamente las separamos en signos y síntomas.

 

Los signos son aquellos hechos demostrables, observables y medibles, que cualquier persona que valore al paciente, pueda obtener los mismo resultados, es decir es aquella forma de presentación de la enfermedad que se puede ver y medir, ejemplos: la fiebre, todo el mundo puede coger un termómetro y medir la temperatura corporal y obtener el mismo resultado; la inflamación, todo el mundo puede observar como existe un aumento del tamaño, de la temperatura, el color rojizo; La tensión arterial, podemos coger un tensiómetro y medirla y comprobar como está; La glucemia capilar (azúcar en sangre), usando un glucometer, sabemos con exactitud las cifras…

 

Los síntomas son aquellas manifestaciones de la enfermedad que sólo el paciente es capaz de notar, no se pueden observar ni se pueden medir. El síntoma principal y el más importante de todos es el dolor, no existen escalas exactas que cuantifiquen el dolor, ni se puede saber de ninguna forma si la persona tiene dolor o sino, si mucho o poco. El vértigo tampoco se puede medir, la somnolencia, el nerviosismo…

 

En resumen, los signos son manifestaciones objetivas y los síntomas manifestaciones subjetivas.

Se habla de signo o síntoma patognomónico, cuando la sola aparición del mismo nos lleva a asegurar que estamos ante una enfermedad concreta y no otra.

 

Los signos vitales es algo que todo el mundo debería conocer y aprender a interpretar, pues las variaciones en estos parámetros, pueden suponer riesgos vitales. Existen 4 signos vitales estandarizados y son los siguientes:

–       Tensión Arterial.

–       Temperatura.

–       Frecuencia Cardiaca.

–       Frecuencia Respiratoria.

 

Los signos vitales varían con la edad, con la condición física, con el sexo, el peso corporal y con la enfermedad. Un valor estándar para un adulto sano:

–       Tensión Arterial: 100/60 mmHg hasta 140/80 como límitrofe.

–       Temperatura: desde 36,5 hasta 37,2 C se considera normal.

–       Frecuencia cardiaca: Entre 60 y 100 pulsaciones por minuto.

–       Frecuencia Respiratoria: de 12 a 18 respiraciones por minuto.

 

Cuando los valores son mayores de lo normal, hablamos de hiper- (tensión, termia) o taqui- (cardia, pnea) y si son menores hipo- (tensión, termia) o bradi (cardia, pnea)

Acerca de franfisio81

Fisioterapeuta 653 CLM.

Publicado el 13 de marzo de 2012 en Principios Básicos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: