Los refuerzos laterales de la rodilla. Ligamento lateral interno y externo

La rodilla es una de las articulaciones más complejas de nuestro organismo, aunque a priori no lo parezca por la sencillez de su movimiento, únicamente permite flexionar y extender y un grado mínimo de rotación. Estructuralmente la rodilla está preparada para moverse en todos los planos posibles, se podrían producir desplazamientos laterales de la tibia sobre el fémur, rotaciones amplias y por supuesto la flexión y la extensión. Sin embargo existen una serie de ligamentos que refuerzan la articulación y que limitan sus movimientos.

Ligamento lateral interno

 Este ligamento se extiende desde la parte inferior e interna del fémur hasta la porción proximal e interna de la tibia, una porción de este ligamento se fusiona con la cápsula articular y el menisco interno. Aproximadamente tiene unos 10 cm de longitud, es un ligamento plano, acintado, bien vascularizado.

Su objetivo al igual que el lateral externo, es limitar los desplazamientos laterales de la tibia sobre el fémur, en este caso limita los desplazamientos hacia fuera de la tibia, el valgo excesivo. Por tanto los movimientos que desplacen en exceso la tibia hacia fuera, pueden causar la lesión de este ligamento.

La lesión de un ligamento se considera esguince, grado I (ligera distensión), grado II (rotura de microfibras), grado III (rotura absoluta). Existe una patología con nombre propio, que consiste en la osificación (transformación en hueso por depósito de calcio) del ligamento, Síndrome de Pellegrini- Stieda.

Clínica:

Muy similar a la de cualquier esguince, con inflamación de la zona, con dolor de moderado a intenso en la cara interna, con sensación de dificultad para mover la rodilla, sensación de que la “rodilla se abre” si el ligamento es incompetente, bloqueo de rodilla si hay derrame intraarticular.

Diagnóstico:

Si conocemos el mecanismo de la lesión, observamos la rodilla y su aspecto y realizamos el test en varo y comprobamos como esa articulación se abre en exceso, podemos asegurar que hay lesión del ligamento lateral interno. Se pueden realizar radiografía en estrés, forzando ese movimiento en varo para observar la apertura de la articulación, pero sin duda la prueba que nos va a evidenciar el grado de lesión será la Resonancia.

Tratamiento:

Si estamos ante una lesión grado III con desgarro total del tejido ligamentosa, sólo queda como opción la cirugía de reconstrucción. Si la lesión es leve o moderada, la fisioterapia es el tratamiento indicado con terapias de contención de la inflamación como la crioterapia, vendajes compresivos, drenajes; terapias antiálgicas como electroterapia, ultrasonidos, masajes de la zona; Finalmente se procede a recuperar la zona lesionada con técnicas como el masaje de cyriax que mejora la circulación de la zona, realinea el tejido conjuntivo, deshace cicatrices y acelera la recuperación del ligamento. Si quedaran alteraciones del equilibrio, se realizarán trabajos de refuerzo muscular y propiocepción.

Ligamento lateral externo

 Este ligamento transcurre desde la cara externa e inferior del fémur hasta la cara exterior y superior del peroné. Su forma es cordonal por lo que se trata de un ligamento poco vascularizado. Es fácilmente palpable si colocamos la pierna en posición de 4, a nivel de la interlínea articular.

La función de este ligamento es la de limitar el deslizamiento de la tibia sobre el fémur hacia dentro,  ayuda a la estabilidad lateral de la rodilla junto a ligamento interno. No se encuentra adherido a ninguna estructura interna.

La lesión de un ligamento se considera esguince, grado I (ligera distensión), grado II (rotura de microfibras), grado III (rotura absoluta)

El mecanismo de lesión más frecuente es un movimiento que fuerce en valgo la rodilla en exceso, provocará la distensión o la rotura del ligamento. Un traumatismo directo de gran intensidad también puede lesionar el ligamento.

Clínica:

 Muy similar a la de cualquier esguince, con inflamación de la zona, con dolor de moderado a intenso en la cara externa, con sensación de dificultad para mover la rodilla, sensación de que la “rodilla se abre” si el ligamento es incompetente, bloqueo de rodilla si hay derrame intraarticular.

Diagnóstico:

 Igual que en el Ligamento interno, clínica de lesión ligamentosa y la diferencia en este caso es que la prueba que pone en evidencia la incompetencia del ligamento no es en varo, es forzar el valgo. La radiografía en estrés forzando el valgo y la Resonancia finalmente nos darán el grado de lesión.

Tratamiento:

 Nuevamente si hay destrucción total del ligamento habrá que recurrir a la cirugía para recomponerlo. En las lesiones leves o moderadas, en las etapas tempranas se tratará de contener la inflamación con las medidas ya conocidas y el control del dolor con el repertorio de medias físicas y farmacológicas necesarias. Hay que destacar que al tratarse de un ligamento cordonal y disponer de menor vascularización que un ligamento acintado, la rehabilitación no es tan sencilla, los procesos se alargan, aunque el tratamiento será muy similar. Si después del proceso de recuperación del tejido lesionado quedara inestabilidad en la rodilla, se procede a trabajar el equilibrio y potenciar los músculos cercanos para reforzar la zona.

Acerca de franfisio81

Fisioterapeuta 653 CLM.

Publicado el 20 de marzo de 2012 en Músculo Esquelético y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Hola Fran, hace poco me diagnosticaron un esguince grado I en el ligamento lateral externo de la rodilla. Estoy acudiendo a fisioterapia y en casa me aplico hielo, vendajes compresivo y pongo la rodilla en alto. Me han comentado que deben curarse bien este tipo de lesiones debido a la posibilidad de recaer fácilmente. Realmente, quisiera saber cuánto tiempo es más o menos el proceso de recuperación para esta lesión en concreto, y para posteriormente volver a los entrenamientos con normalidad.
    Gracias de antemano, un saludo.
    PD: fenomenal tu blog, ¡enhorabuena!

    • Hola Miguel Angel!

      El ligamento lateral externo de rodilla es un poco más complicado que el interno, o los de los tobillos, se trata de un ligamento cordonal y estos están menos vascularizados, tardan más en recuperarse.

      Un esguince grado I es apenas una leve distensión del ligamento, algo de poca magnitud. Toda lesión de ligamentos precisa de una buena rehabilitación, pues en ellos reside gran parte de la estabilidad de la articulación y la propiocepción (información de la posición en el espacio de nuestro cuerpo).

      Con estos datos, ligamento algo delicado, lesión leve, buena recuperación, ahora nos queda definir el tratamiento. A mi me funciona muy bien la aplicación de la fricción transversa profunda, aunque soy consciente que este ligamento presenta algunas dificultades. Con esto devolvemos al tejido su estado original, eliminamos adherencias y mejoramos la vascularización del mismo mediante la fricción intensa.

      Normalmente no suelen precisar nada más mis pacientes, pero si la lesión es recurrente, por leve que sea, sería interesante el trabajo de reeducación de la propiocepción, equilibrios con pelotas, pata coja, fortalecimiento de músculos cercanos…

      Para un esguince leve en este ligamento en 15 días debería estar correcto (si estamos seguros de que es grado I).

  2. Hola Fran, hace poco me diagnosticaron esta lesión en concreto. Quisiera saber cuánto tiempo es más o menos el proceso de recuperación. Gracias de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: