Fracturas de cadera en ancianos. ¿Caen y se fractura o se fractura y luego caen?

TEXTO IMPORTADO DE residenciasalcalamahora.com, web hermana de esta.

Comenzamos una serie de artículos dedicados a las fracturas de cadera en el anciano, sin lugar a duda la fractura más frecuente con la que nos encontramos en el día a día. Su importancia no sólo radica en su alta prevalencia, sino que además debemos tener en cuenta que lleva asociada una alta tasa de mortalidad alta al año de haberse producido (en torno a un 15-20% de las personas, fallecen al año). Es conveniente aclarar que esta alta mortalidad se da sobre todo en ancianos, demenciados con otros problemas asociados, que resultan muy complicados de rehabilitar y caen en Síndrome de inmovilidad, son las consecuencias provocadas por el síndrome de inmovilidad, las que traen consigo la alta mortalidad, úlceras por presión, TVP, problemas vasculares, EAP (edema agudo de pulmón), embolismos pulmonares, ACVs.

grafico incidenciaEmpezaremos por destacar que su incidencia es mucho mayor conforme superamos la 5ª década de vida y que si hablamos de personas de más de 80 años, el número de casos, se multiplica. Son mucho más frecuentes en el sexo femenino, 3/4 partes se ellas se dan en mujeres, debido a que lo osteoporosis y fragilidad ósea se dan con mayor frecuencia en las mujeres. También existen otros factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sufrir una fractura de fémur, como son: personas con poca actividad física, ancianos frágiles e institucionalizados, alteraciones visuales, alteraciones cognitivas, bajo peso corporal, estatura alta, fracturas previas, uso de sustancias que alteren el estado normal de consciencia (Alcohol, cafeína, psicotrópicos).

Como se puede observar por tanto, en los ancianos se dan muchas de estas posibilidades y es por ello que el riesgo de caerse y fracturarse el fémur son bastante elevadas.

Una vez que hemos visto, los motivos por los cuales las fracturas son más frecuentes en las mujeres y de avanzada a edad, vamos a pasar a explicar si es cierto ese dicho popular que asegura que las caderas se rompen primero y por eso se caen. Para empezar ya avanzamos que es un dicho erróneo, puesto que aunque esto ocurre en algunas ocasiones, no suponen ni un 5% de las fracturas totales. La gran mayoría se producen por un traumatismo de pequeña o de gran intensidad.

osteoLa osteoporosis es una enfermedad que consiste en el progresivo deterioro de la estructura interna del hueso, de la descomposición del hueso trabecular que supone las “vigas” de nuestro hueso, lo que le hace soportar las cargas y repartirlas por toda la longitud de la pieza ósea y lo dota de estabilidad y fortaleza. Cuando esa estructura se debilita y se daña, el hueso presenta un aspecto casi hueco y se vuelve mucho más frágil de forma que cualquier pequeño golpe puede terminar por romperlo.

Para que un hueso puede ser roto por la simple tracción de los músculos hace falta que la osteoporosis esté muy evolucionada, que los músculos sean muy potentes y que la pierna haya quedado anclada y un tirón potente y brusco sea capaz de separar el hueso en fragmentos. Algo poco probable. Seguro que este mito de que los huesos se rompen primero, si alguna vez se da el caso, resulta tan llamativo, que se ha extendido como la pólvora y luego esos conceptos por erróneos que sean, es muy complicado corregirlos.En posteriores artículos detallaremos los tipos de fracturas que podemos encontrarnos en el extremo proximal del fémur, lo que genérica y erróneamente se denominan fracturas de cadera, puesto que no se rompe una articulación, se fractura un hueso en concreto, el fémur.

Con este primer post, queremos aclarar tan sólo unos pocos conceptos, en primer lugar que el fémur no se rompe primero y luego se caen las personas, esto sólo ocurre en muy raras ocasiones, lo que suele ocurrir es que un traumatismo de pequeña relevancia rompe el hueso a causa de la osteoporosis. Que las mujeres cuando superan los 50 años es necesario que se hagan densitometría que determina la necesidad de un aporte de calcio exógeno que ayude a controlar este enfermedad para que luego años más tarde los huesos se mantengan fuertes. Es necesario adaptarse a las características de cada anciano, conocer sus limitaciones y patologías para determinar las ayudas técnicas y humanas necesarias para reducir al máximo las caídas tanto en la comunidad como en el ámbito residencial.

Acerca de franfisio81

Fisioterapeuta 653 CLM.

Publicado el 20 de febrero de 2013 en Músculo Esquelético y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: