Las estafas de las farmacéuticas.

Son muchas las denuncias que se han hecho contra las todopoderosas empresas farmacéuticas. Se les acusa de encubrir efectos secundarios de medicamentos, de bloquear la venta de genéricos, de experimentar con humanos, de dejar de investigar en medicamentos nuevos que puedan curar enfermedades por su falta de rentabilidad, de cronificar enfermedades fácilmente tratables.

Y es que nos estamos refiriendo a algunas de las empresas más poderosas del planeta y sobre la que recaen las vidas de miles de personas, toda una responsabilidad. A priori, tenemos mucho que agradecer a estas grandes compañías que invierten millones de euros en encontrar curas para las enfermedades, y en muchos casos es así, pero repasemos algunas sentencias judiciales contra farmacéuticas para comprobar si verdaderamente nuestra salud está a salvo en manos de estas personas.

1. Los genéricos ganan la batalla a Novartis en el Tribunal Supremo de la India

En la web de eleconomista, hoy se publica la sentencia del tribunal supremo de Nueva delhi (India) que quita la razón a la poderosísima Novartis, que pretendía conseguir una patente sobre un medicamento contra el cáncer en este páis, y que en realidad no es más que una modificación de un medicamento genérico ya existente, por tanto no existe innovación alguna y no es válida la solicitud de patente. Según Novartis su medicamento es 30% más efectivo contra la leucemia, cuando esto no ha sido posible de demostrar, puesto que la composición del medicamento es prácticamente exacta a la de los genéricos indios. Además el medicamento de Novartis cuesta 2600 dólares y el genérico 200. De haberse concedido la patente a Novartis, es muy probable que mucha gente de un país tan pobre como la India hubiera dejado de tener acceso a este medicamento.

2. Experimentos ilegales con humanos en Nigeria

El gobierno de Nigeria ha iniciado acciones legales contra la multinacional farmacéutica Pfizer, famosa en todo el mundo por ser la creadora del medicamento conocido como “Viagra”. El estado de Kano, Nigeria, acusa a Pfizer de haber administrado un medicamento que aun está en etapa de experimentación a 200 niños de ese país.

En abril de 1996, en medio de una epidemia de meningitis que estaba causando la muerte de numerosos niños, Pfizer intervino voluntariamente en un programa de emergencia que había lanzado la Organización Mundial de la Salud (OMS).experimentoshumanos

La forma de colaboración de Pfizer habría sido, entre otras, el envió de “Trovan” y “Ceftriaxone”. Según consta en la denuncia, la compañía seleccionó a 200 niños para un tratamiento experimental basado en estos fármacos. Se suministró Trovan a 99 niños, y Ceftriaxone a otros 101. Los medicamentos causaron la muerte de 18 niños y generaron secuelas irreversibles (malformaciones, ceguera, parálisis o daños cerebrales) a 182 más.

El fiscal general del Estado, Barrister Aliyu Umar, ha reclamado el pago de 2.000 millones de euros de indemnizacion a Pfizer. Existen 29 cargos, entre ellos los de “conducta no conforme con la ética, conspiración, ocultamiento de pruebas, simulación y homicidio de víctimas inocentes”. El juicio comenzará el 4 de junio.

Desde la multinacional afirman que “Toda la información científica disponible en el momento de los hechos indicaba que el fármaco ofrecía un elevado potencial como tratamiento salvavidas ante una enfermedad mortal”, aunque había una nota de la FDA publicada en 1999 donde se alertaba sobre los riesgos de toxicidad asociados al uso de Trovan.

La sentencia fue favorable al estado de Nigeria, que consiguió demostrar las graves acusaciones de atentados contra la humanidad de las que se acusaba a Pfizer, la que fue condenada a pagar una multa de 3000 millones de euros y nada más.

3. Multa de mil millones a una farmacéutica por ocultar efectos del risperdal

Un juzgado de Arkansas, en Estados Unidos, ha condenado a la farmacéutica Johnson&Johnson a pagar más de mil millones de dólares por minimizar los efectos secundarios del fármaco risperdal. Este medicamento es un antipsicótico que se utiliza en el tratamiento de laesquizofrenia, el trastorno bipolar, el autismo, desórdenes de comportamiento de adolescentes y también de pacientes ancianos con demencia tipo alzhéimer. Los potenciales efectos secundarios, relacionados con su consumo son fundamentalmente la ganancia de peso y el desarrollo de diabetes tipo 2. Pero en los pacientes mayores, los potenciales peligros son más serios y se relaciona con un mayor riesgo de sufrir un ictus o un accidente cerebrovascular.risperdal

Durante las casi tres semanas que ha durado el jucio, la compañía farmacéutica ha presentado abundante información para demostrar que actuó de forma responsable y no intentó ocultar ninguna información sobre los efectos secundarios del consumo del medicamento.

El de Arkansas no es el primer pronunciamiento judicial en contra de su antipsicótico. En enero, un tribunal de Texas se pronunció también en contra y dictó una multa de 158 millones de dólares. También se exiten multas en el Sur de Carolina y Luisiana. La farmacéutica ha apelado en todos los casos.

4. No se investigan muchos antibióticos porque curan a la gente.

El premio Nobel de Química de 2009 Thomas Steitz (EE.UU.) ha denunciado este viernes que los laboratorios farmacéuticos no invierten en investigar en antibióticos, que puedan curar definitivamente, sino que prefieren centrar el negocio en medicamentos que sea necesario tomar durante “toda la vida“.

“Muchas de las grandes farmacéuticas han cerrado sus investigaciones sobre antibióticos porque curan a la gente y lo que estas empresas quieren es un fármaco que haya que tomar toda la vida. Puedo sonar cínico, pero las farmacéuticas no quieren que la gente se cure”, ha enfatizado.

Investigador del Instituto Médico Howard Hughes de la Universidad estadounidense de Yale, Steitz asiste en Madrid al Congreso Internacional de Cristalografía (estudio de la estructura ordenada de los átomos en los cristales de la naturaleza).

En el caso de la tuberculosis, Steitz ha averiguado el funcionamiento que debería seguir un nuevo antibiótico para combatir cepas resistentes a esta enfermedad, que surgen sobre todo en el sur de África.premio nobel2

El desarrollo de este medicamento precisa una gran inversión económica y la colaboración de una farmacéutica para avanzar en la investigación, ha comentado en rueda de prensa. “Nos resulta muy difícil encontrar una farmacéutica que quiera trabajar con nosotros, porque para estas empresas vender antibióticos en países como Sudáfrica no genera apenas dinero y prefieren -ha lamentado- invertir en medicamentos para toda la vida”.

Por el momento, según Steitz, estos nuevos antibióticos son “sólo un sueño, una esperanza, hasta que alguien esté dispuesto a financiar el trabajo”.

Steitz, Enrique Gutiérrez-Puebla y Martín M. Ripoll, ambos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han hecho un llamamiento a que los países inviertan más en ciencia. En el caso de los antibióticos, la resistencia de las bacterias a ellos hará necesario continuar investigando “indefinidamente”.

5. Premio nobel de medicina: farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables

El premio Nobel de Medicina de 1993 Richard Roberts, en una entrevista publicada en el diario La Vanguardia, denuncia que las farmacéuticas se dedican a desarrollar medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad.
Los poderes políticos lo saben, pero los laboratorios compran su silencio financiando sus campañas electorales.premionobel
La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.
– He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…
– ¿Y por qué dejan de investigar?
– Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

– ¿Un ejemplo de esos abusos?
– Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

6. ¿Y si el SIDA si tuviera cura?.

El caso del SIDA es un ejemplo claro de la diferencia que se da a unas enfermedades o a otras, según el nivel adquisitivo de quienes las padecen. En sus comienzos fue una enfermedad mortal de la que pocos habían oído hablar, pero cuando pasó a afectar a personas de los países desarrollados con capacidad para hacerse escuchar, asociarse y reclamar su derecho a la salud, las multinacionales farmacéuticas desarrollaron medicamentos que convierten al SIDA en una enfermedad crónica y no mortal. Aún así, más de cinco millones de personas mueren cada año por el HIV y la mayoría de los enfermos –nueve de cada diez infectados viven en países empobrecidos- no pueden pagarse los tratamientos adecuados.

La vacuna contra el SIDA bien podría llevar años encerrada bajo llave en la caja fuerte de alguna multinacional farmacéutica. Para ninguna de ellas sería rentable comercializarla, sobre todo teniendo en cuenta que las personas más expuestas a esta enfermedad no podrían pagarla y que los enfermos de los países desarrollados ya pagan importantes sumas de dinero para su tratamiento. Este es uno de los abundantes capítulos que pueblan el particular código de “ética” de los grandes grupos químico-farmacéuticos.

7. Si la enfermedad afecta a pocas personas, no se investiga, no es rentable.

Todos conocemos las denominadas enfermedades raras, aquellas que afectan a un bajo porcentaje de personas. Algunas de ellas si tienen una cura, otras podrían tener cura si se investigara más sobre ellas, pero ni una cosa ni otra es rentable, puesto que a lo mejor el gasto de comercializarlas sería más alto que el beneficio y por tanto no se invierte en ellas.

8. Sospechas de desencadenar enfermedades o exagerarlas para vender vacunas.

Son muy conocidos los casos de la gripe aviar o la gripe A que se vendieron como un grave problema de salud, que podría causar miles de muertes en el mundo y convertirse en una epidemia catastrófica, hoy día no se ha vuelto a oír hablar de ellas, pero las farmacéuticas vendieron centenares de miles de vacunas a los países.

virus

Podríamos seguir con la lista, pues son muchas las denuncias que pesan sobre sus espaldas, pero creemos que con estos ejemplos es suficiente para ilustrar el poder de estas empresas y como nos manejan según sus intereses económicos. Para temblar.

Acerca de franfisio81

Fisioterapeuta 653 CLM.

Publicado el 2 de abril de 2013 en Actualidad y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: