El engaño de los complejos vitamínicos.

Con la primavera y la llegada de la conocida astenia primaveral son muchas las personas que acuden a las farmacias y parafarmacias para hacerse con cajas de complejos vitamínicos que les ayuden a recuperar el ánimo y las energías. ¿Pero realmente esto es así?¿Sirven de algo estos complejos vitamínicos?. La respuesta inicialmente es NO.

Y no lo digo yo, lo dicen numerosos estudios de asociaciones prestigiosas, numerosas publicaciones científicas, dietistas y nutricionistas. La respuesta esvitamina2 obvia es países como España y del resto de Europa, donde la mayoría de la población lleva una dieta más o menos equilibrada, aún con excesos o carencias, las necesidades de vitaminas en la mayoría de los casos están suplidas sobradamente.

Las vitaminas son un micronutriente, es decir nuestro cuerpo necesita muy poca cantidad para funcionar correctamente. Además, se encuentran en pequeñas dosis en la mayoría de los alimentos, a diferencia de las proteínas o los hidratos de carbono que se miden por gramos. Esto es lo que hace que nuestro cuerpo complete bien las necesidades que tiene de vitaminas. A pesar de todo, son muchos los que echan mano de complementos vitamínicos que en la mayoría de los casos no son necesarios y que se pueden evitar.

Se debe tener en cuenta que no existe el alimento ideal que reúna todas las vitaminas, por eso es muy importante llevar a cabo una dieta equilibrada que aporte la casi totalidad de los nutrientes necesarios.

¿Cuando debo tomar suplementos vitamínicos?

La respuesta es evidente, en estados carenciales, avitaminosis, y eso la única manera de determinarlo con precisión es con análisis médicos. Se trata además de cuadros realmente serios que pueden llevar incluso a la muerte al paciente, por lo que es necesario estudiarlos con mucha cautela. Estas son algunas causas frecuentes de Avitaminosis:

  • La falta de ingesta se origina por carencia de recursos (hambrunas del Tercer Mundo, poca ingesta proteica por pobreza), dietas inadecuadas (adelgazamiento incontrolado, vegetarianismo mal planteado, caprichos y errores alimentarios psicológicos o psiquiátricos, anorexia nerviosa) o falta de alimentos frescos (escorbuto de los navegantes).
  • La mala absorción puede ser localizada (como ocurre en los casos en los que hay un déficit selectivo en el íleon terminal) o generalizada (como en la colitis vitaminaulcerosa, la enfermedad de Crohn, el alcoholismo, la malabsorción de los ancianos, la gastritis crónica y las neoplasias intestinales).
  • La mala utilización metabólica suele deberse a efectos secundarios de fármacos (habitualmente los antineoplásicos antifólicos).
  • El aumento de demanda es típico durante la gestación y la lactancia.

Por tanto, usted sólo debe tomar complejos vitamínicos si su médico así se lo indica y siempre que se haya probado la existencia de una carencia concreta de las mismas.

¿Que ocurre si tomo más vitaminas de lo que debo?

Podríamos entrar en un cuadro de hipervitaminosis. La hipervitaminosis es la excesiva acumulación de una vitamina, lo contrario de la avitaminosis (falta de vitamina) en el organismo, que puede llevar a diferentes trastornos dependiendo de que vitamina se trate:

  • Hipervitaminosis A: Puede presentar síntomas similares a los de un tumor cerebral, cefalea, vómitos, dolor en los huesos, visión borrosa.
  • Hipervitaminosis D: Sus síntomas son similares a los de una presencia excesiva de calcio; debilidad, cansancio, cefaleas y náuseas.

Normalmente los tratamientos para la hipervitaminosis en la mayoría de los casos consisten en abandonar el consumo de la vitamina.

Además, cabe señalar que provocar una hipervitaminosis con alimentos en forma natural es muy difícil. Mientras que cuando sucede por ingestión de complementos sintéticos o de farmacéuticos las hipervitaminosis pueden resultar más graves.

Se menciona que el uso de la vitamina E sintética, puede producir trastornos hepáticos importantes. Por esto no debemos tomar o administrar vitaminas sin la supervisión médica o de un nutricionista.

¿Entonces porque se venden?

Muy sencillo, la mayoría de los productos farmacéuticos multivitamínicos poseen unas concentraciones de vitaminas que en ningún caso puedan resultar perjudiciales, de forma que su toma no resulte peligrosa, pero por supuesto, tampoco beneficiosa. La mayoría de las vitaminas que vamos a ingerir a través de complementos van a ser depurados por el riñón y excretados a continuación, sin ningún tipo de uso en el organismo. El cuerpo es sabio, y si no necesita más, lo expulsa y en el peor de los casos, si nos excedemos en su consumo, no sólo no obtenemos beneficio alguno, sino que además podemos provocarnos graves intoxicaciones.

Lo que suele ocurrir es que las empresas que se encargan de la comercialización de estos complementos, es que añaden en su composición sustancias excitantes (cafeína, taurina, ginseng, guaraná) de forma que al tomarlos, podamos notar sensación de euforia y camuflar de esta forma el cansancio, nada que no consiga un refresco.

Recomendaciones para evitar deficiencias de vitaminas

La principal fuente de vitaminas son los vegetales crudos, por ello, hay que igualar o superar la recomendación de consumir 5 raciones de vegetales o frutas vitamina1frescas al día.

Hay que evitar los procesos que produzcan pérdidas de vitaminas en exceso:

  • Hay que evitar cocinar los alimentos en exceso. A mucha temperatura o durante mucho tiempo.
  • Echar los alimentos que se vayan a cocer, en el agua ya hirviendo, en vez de llevar el agua a ebullición con ellos dentro.
  • Evitar que los alimentos estén preparados (cocinados, troceados o exprimidos), mucho tiempo antes de comerlos.
  • La piel de las frutas o la cáscara de los cereales contiene muchas vitaminas, por lo que no es conveniente quitarla.
  • Elegir bien los alimentos a la hora de comprarlos, una mejor calidad redunda en un mayor valor nutritivo.

Aunque la mayoría de los procesamientos perjudica el contenido vitamínico, algunos procesos biológicos pueden incrementar el contenido de vitaminas en los alimentos, como por ejemplo:

  • La fermentación del pan, quesos u otros alimentos.
  • La fabricación de yogur mediante bacterias.
  • El curado de jamones y embutidos.
  • El germinado de semillas, para ensaladas.

Los procesos industriales, normalmente suelen destruir las vitaminas. Pero alguno puede ayudar a que se reduzcan las pérdidas:

  • El vaporizado del arroz consigue que las vitaminas y minerales de la cáscara se peguen al corazón del arroz y no se pierda tanto al quitar la cáscara.
    Hay que recordar que el arroz con cáscara tiene 5 veces más vitamina b1 (y otras vitaminas) que el que está pelado.
  • La congelación produce pérdidas en la calidad de las moléculas de algunas vitaminas inactivando parte de ellas, es mejor consumir los alimentos 100% frescos.
  • Los procesos de esterilización UHT, muy rápidos, evitan un exceso de perdidas vitaminicas que un proceso más lento bien puede neutralizar el efecto de algunas enzimas destructoras de vitaminas como las que se encuentran dispersas en el zumo de naranja.

Acerca de franfisio81

Fisioterapeuta 653 CLM.

Publicado el 27 de mayo de 2013 en Foro y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: