Archivo de la categoría: Fisioterapia

Dolores Articulares: Las Bursitis

Bursitis en el estado más estricto de la palabra es la inflamación o la irritación deuna “bursa”, de una bolsa. Estas bursas contienen líquido sinovial, cuando se someten a mucho trabajo se pueden irritar o inflamar y se produce un aumento de la producción de líquido, aumentando por tanto el volumen de dichas bolsas y ocupando pues más espacio.

Bursitis

LOCALIZACIÓN

Bursas hay por todo el cuerpo, por todas las articulaciones, se calcula que tenemos en torno a 150 bolsas, pero normalmente suelen dar problemas las que se localizan en aquellas articulaciones que solemos usar con más frecuencia y las que solemos sobrecargar en exceso: Rodillas, Caderas, Dedos, Hombros, Codos.

FUNCIÓN

Las bolsas sinoviales lo que pretenden  es reducir la fricción en zonas donde hay masas musculares, tendones, huesos. Permiten que los movimientos sean más fluidos y disminuyen el rozamiento entre estructuras. Es por ello, que cuando sobresolicitamos una determina zona, se aumenta el rozamiento y por tanto puede producirse una irritación de la bolsa sinovial.

SÍNTOMAS

Los propios de la mayoría de patologías inflamatorias:

  • Aumento de la temperatura local.
  • Dolor.
  • Impotencia funcional.

Dependiendo de que bursa sea la afectada, así será el dolor, hay que conocer bien la localización de estas bolsas para saber identificar que el dolor procede de la inflamación de las mismas. Mencionaremos brevemente las características de las Bursitis más frecuentes.

Bursitis Trocantérea o Trocanteritis: Dolor localizado en la articulación coxo-femoral, “cadera”, que se puede extender por la cara lateral del muslo hasta mitad de la pierna. Suele pasar desapercibida en aquellas persona mayores en las que se sospecha artrosis o artritis.

Bursitis Suprarotuliana: Dolor en la cara anterior del muslo, justo por encima de la rótula que se puede extender por el muslo y descender levemente por los alrededores de la rótula. Si la inflamación ya es modera-severa, dificultará considerablemente la flexión de la rodilla.

Bursitis rodilla

Bursitis Infrarrotuliana: Dolor localizado justo debajo de la rótula, típico de personas que pasan largas horas de rodillas, en alguno ámbitos se le conoce como rodilla del sacerdote.

Bursitis Anserina o de Pata de ganso: Se encuentra en estrecha relación con el tendón de la pata de ganso, en la parte posterointerna de la rodilla. Típica de aquellas personas aficionadas al deporte, trote, largas caminatas, sobrepeso, otras alteraciones de rodilla que provocan malos apoyos. El dolor se localiza en la cara interna de la rodilla, se extiende hacia la parte anterior y posterior de la rodilla.

Bursitis Olecraniana: El olecranon es una estructura anatómica del hueso cúbito del brazo, una especie de palanca que se articula con el húmero. La bolsa se localiza debajo del codo, se suele producir durante los brotes de otras enfermedades inflamatorias como artritis reumática o gotosa por ejemplo, por traumatismos directos o apoyos mantenidos sobre la zona. Dolor en la punta del codo e inflamación visible suele ser lo más frecuente.

Bursitis codo

Bursitis Calcánea: Localizada a ambos lados del talón, en estrecha relación con la inserción del tendón de Aquiles.

CAUSAS

Muchas veces no se conoce la causa exacta que provoca la inflamación de las bolsas sinoviales, pero las causas más frecuentes son las siguientes:

  • Traumatismos directos sobre la zona.
  • Sobrerequirimiento de ciertas estructuras (hacer deporte, trabajos repetitivos, mantenimiento de posturas)
  • Sobrepeso (bursitis de MMII).
  • Otras enfermedades  inflamatorias como gota, artritis reumatoide, lupus, espondilitis anquilosante, artritis psoriásica, artritis reactiva…
  • Procesos infecciosos, locales o generales, en cuyo caso habrá que valorar la temperatura de la zona, incluso realizar una punción para el estudio del contenido de la bolsa sinovial, porque de tratarse de una infección dentro de la bolsa, las posibilidades de encapsulamiento y posterior sobreinfección, son altas.

TRATAMIENTOS

Como todo tratamiento siempre debe ir enfocado a la causa.

  • Si es sobreesfuerzo, se pautará reposo de la zona.drenaje bursitis
  • Si son posturas mantenidas, se puede amortiguar el peso sobre esa zona con la colocación de parches de espuma u ortésis.
  • Aplicación de frío local para disminuir inflamación.
  • Si es infección, corrección mediante antibióticos y evacuación de líquido infectado.
  • Infiltraciones locales de AINEs y corticoides (se recurrirá a ellos si no mejora con métodos más conservadores).
  • Fisioterapia, Crioterapia, Ultrasonidos, Magnetoterapia, Láser, Masaje suave con hielo, CNT según la fase en que se encuentre.

EXPECTATIVAS

Normalmente las bursitis suelen resolverse sin mayores problemas adoptando las medidas necesarias en cada caso. Si se llegara a cronificar el caso, se plantean posibilidades como la evacuación de líquido sinovial y las inyecciones con corticoides. En última estancia se puede requerir al drenaje quirúrgico.

 

Protocolo de ejercicios para rehabilitación de la articulación coxo-femoral (cadera).

Debido al tremendo éxito de la entrada de la rehabilitación de la fractura proximal de fémur y la avalancha de comentarios surgidos a partir de ella, he decidido mostrados algunos ejemplos de como trabajarla en lugar de redireccionaros a buscar por google o youtube.

deseado 1

Existen gran variedad de ejercicios, unos más sencillos, otros más complejos,algunos muy efectivos y otros menos. El mejor ejercicio posible es aquel que habiendo demostrado su especificidad y su utilidad, es tolerado por el paciente y ahí es el paciente el que tiene mucho que decir. El éxito de una tabla de ejercicios radica en la repetición de la misma. Si una persona se aburre o le resulta agotadora la lista de ejercicios a realizar, tomará su rehabilitación como una tortura existiendo altas probabilidades de que abandone el tratamiento, con malos resultados.

 Es importante adaptar los ejercicios a cada paciente.

Hay que seguir varias premisas a la hora de trabajar, lo primero será fijar unos objetivos principales, en este caso esos objetivos serán: Mejorar la movilidad articular, Potenciar los músculos afectados, mejorar la flexibilidad de la zona, Recuperar “sensaciones”.

También es importante prestar atención a objetivos secundarios: controlar la inflamación, luchar contra el dolor. Objetivos que no siempre son secundarios, puesto que en muchas ocasiones nos limitarán la consecución de buenos resultados al no poder llevar un programa de ejercicios preciso.

1. Trabajar la movilidad articular.

En fisioterapia distinguimos distintos tipos de movilidad: 1) movilidad pasiva, 2) movilidad activa, 3)movilidad activo-resistida.

1) Movilidad pasiva: En las etapas iniciales, justo después de la operación, se pueden programar ejercicios de movilidad pasiva articular. La movilidad pasiva es aquella en laque no existe movimiento por parte del paciente, es el terapeuta quien realiza los movimientos. Debemos trabajar todas las articulaciones afectadas en el miembro inferior intervenido. Siempre trabajamos primero las articulaciones distales, las que menos duelen, para acabar con la movilidad de la “cadera”.

  • Movilizamos el tobillo en todos sus ángulos (flexión dorsal y plantar; pronación y supinación y las circunducciones).
  • Movilizamos la rodilla en flexión y extensión.
  • Movilizamos la rótula hacia arriba y hacia abajo y lateralmente.
  • Movilizamos la “cadera”, suavemente flexión y extensión, aducción abducción y las rotaciones se reservarán para más adelante.

Se pueden hacer ejercicios que combinan la flexión completa de toda la extremidad inferior como la triple flexión.  A mi no me gusta decir cuantas repeticiones son necesarias para cada articulación, me adapto a cada paciente y sus posibilidades, hay quien no permite apenas tocar y quien mueve libremente las articulaciones desde el primer día. Según el estado del paciente así serán nuestros movimientos, en cuanto a intensidad y repeticiones, pero si que hay que recordar es importante trabajar esta parte para evitar las rigideces en las articulaciones y para mejorar la circulación en una pierna que probablemente no pueda moverse por si sola durante algunas semanas o meses.

2) Movilidad Activa: Es el paciente el que realiza los movimientos. Yo esta parte lo suelo usar de forma concomitante con la movilidad pasiva, le pido al paciente que acompañe al movimiento conforme yo lo realiza, así le resulta más fácil entender lo que se quiere hacer. Lo uso en fases iniciales cuando la contracción muscular es débil y no puedo solicitar ejercicios más intensos. Importante porque ayuda a la persona a integrarse en su tratamiento y empieza a devolver trofismo a la masa muscular.

3) Movilidad Activo-Resistida: El paciente hace el movimiento y nosotros nos oponemos a él mediante la aplicación de una resistencia o manual o instrumental. Yo prefiero realizar resistencia manual para calibrar la fuerza muscular y así ver si estamos preparados para centrarnos en los ejercicios de potenciación. Si una persona es capaz de realizar un movimiento en contra de una resistencia, estamos realizando ejercicios de potenciación, que sería la segunda parte de nuestro protocolo de actuación.

2. Trabajar la fuerza muscular.

En el mismo momento en que la persona realiza contracción muscular activa, se está llevando a cabo un trabajo de potenciación muscular,  es decir que el apartado de movilidad activa se solapa con el de potenciación, pero por esquematizar el trabajo para que sea más fácil entender nuestros objetivos, he querido agruparlo en otro punto.

1ª fase, ejercicios en cama o sentado: En muchos casos, el traumatólogo que lleva nuestro caso puede que no nos deje cargar peso sobre la pierna operada hasta transcurrido un tiempo. Esto no significa que no podamos hacer nada, significa que no podemos echar peso en la pierna, no que no podamos moverla. Aquí resulta interesante diferenciar la contracción isométrica de la isotónica.

La contracción isométrica es aquella que se produce sin que exista variación aparente de la longitud de las fibras musculares y por tanto no produce movimiento articular. Un ejemplo claro de esto sería, estando tumbado boca arriba, tratar de apretar la pierna contra el plano de la cama. Nosotros estamos contrayendo los músculos para mover esa pierna, pero la cama lo impide y por tanto hay contracción muscular pero sin movimiento.

Las contracciones isométricas son un método interesante para no perder trofismo muscular en las fases tempranas de recuperación.

La contracción isotónicas o heterométricas son aquellas en las que si existe variación de la longitud de las fibras musculares y por tanto hay movimiento articular. Podemos distinguir entre concéntricas y excéntricas, pero por hacerlo más sencillo no entraremos en detalles.

En cuanto el paciente sea capaz de llevar a cabo movimientos activos, limpios, con contracciones mantenidas durante unos segundos, se procederá a la realización de ejercicios para cada uno de los grupos musculares principales implicados.

Cuádriceps: Músculo potente situado en la cara anterior del muslo, es flexor de cadera y único extenso de rodilla, por tanto es de vital importancia, porque la capacidad de extensión de la rodilla depende de él.

Isquiosurales: Bíceps femoral, semitendinoso y semimembranoso, de manera conjunta con extensores de cadera y flexores de rodilla. Músculo antagonista del cuádriceps, por lo que se debe trabajar un buen balance con éste.

Adductores: Grupo de músculos que se encargan de aproximar la pierna al plano medio.

Abductores o separadores: Grupo formado por varios músculos cuya función es separar la pierna del plano medio.

Gluteo mayor: Músculo muy potente que trabaja de forma conjunta con los isquiosurales para llevar a cabo la extensión de cadera.

Gemelos y Sóleo: Son extensores de la rodilla, colaboran con los isquiosurales en esta función.

Lumbares y Addominales: Dotarán de estabilidad a la pelvis para el momento de comenzar a caminar, serán un elemento estabilizador importante.

5683-04miembroinferior2 5693-05miembroinferior

 

En las fases iniciales, con lograr la sola contracción de los grupos musculares es suficiente, realizar varias series con varias repeticiones, según posibilidades. Lo importante es realizar un trabajo completo de todos estos músculos en sesiones de aproximadamente 10-15 minutos, por la mañana y por la tarde.

Posteriormente podemos seguir evolucionando mediante la realización de los mismos ejercicios pero sometidos a resistencia manual o con el uso de lastres para fortalecer todavía más.

cuadriceps isometrico elevacion-pelvis2 entr_mujeres_gluteos sobrecarga_aductor

2º fase en descarga parcial: Cuando las pruebas de imagen muestran la formación de un buen callo óseo y que todos los elementos de la cirugía están correctos, debemos estar preparados para iniciar el trabajo en descarga parcial, con muletas, andador, paralelas o apoyados en un elemento de estabilidad (silla, espalderas…).

Nuevamente podemos trabajar los mismos grupos musculares anteriormente descritos.

Se puede empezar a realizar el trabajo de transferencias, pasar de sentado a de pie, permanecer unos segundos y volver a sentarse. Tratar de dar unos pasos, retroceder y volver a sentarnos.

06-03

Flexores de cadera

adducion con resistencia

Addución con resistencia

adductores

Addución

cuadriceps con resistencia

Triple extensión con resistencia

Flexion de cadera resistencia

Flexion de cadera resistencia

isquiotibiales

Extensión cadera

 

Sentadillas

Sentadillas

3º fase en carga total: Conforme vamos ganando fuerza y confianza podemos empezar a llevar a cabo el trabajo de deambulación con poca ayuda o ninguna. Primero es recomendable hacerlo con la ayuda de algún elemento que nos dote de mayor seguridad, bien un bastón, muleta, paralelas donde ayudarnos o una persona que vigile el entrenamiento por si aparecen contratiempos.

Al principio las distancias a recorrer serán cortas, evitando sobrecargar músculos, articulaciones y la cirugía. Posteriormente aumentaremos las distancias reduciremos los descansos. Por último nos ayudaremos de lastres en los tobillos o trataremos de hacer que la persona suba pequeños escalones o rampas de no demasiada inclinación.

marcha con lastre

Marcha con lastres

Cuando la persona es capaz de llevar a cabo todo este tipo de ejercicios, podemos decir que la fase de rehabilitación está llegando a su fin.

Por último nos quedaría por ver un apartado de estiramientos musculares para evitar los acortamientos de la musculatura que nos puedan provocar limitaciones de movilidad, pero para no alargar demasiado esta entrada, dedicaremos otra más adelante a los estiramientos de miembros inferiores.

Referencias:

efisioterapia.net

Distrofia Muscular de Duchenne.

De manera rápida, la Distrofia Muscular de Duchenne, la podemos definir como una enfermedad neuromuscular degenerativa hereditaria, de origen desconocido, que implica una progresiva debilidad muscular de evolución rápida.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD

La distrofia muscular de Duchenne es una forma de distrofia muscular que dmd_1empeora rápidamente. Otras distrofias musculares (incluida la distrofia muscular de Becker) empeoran mucho más lentamente.

La distrofia muscular de Duchenne aunque se relaciona con la existencia de un gen defectuoso en la codificación de una proteína muscular (distrofina), también aparece en personas que no presentan esta alteración, por lo que podríamos decir que todavía no se conoce la causa cierta que origina la patología, pero si se sabe que la enfermedad es hereditaria.

Debido a la forma como se hereda la enfermedad, los hombres resultan afectados y no las mujeres. Los hijos de mujeres portadoras de la enfermedad (mujeres con un cromosoma defectuoso pero asintomáticas) tienen cada uno un 50% de probabilidades de tener la enfermedad y las hijas tienen cada una un 50% de probabilidades de ser portadoras.

herencia duchenne

La distrofia muscular de Duchenne se presenta en aproximadamente 1 de cada 3,600 varones. Debido a que se trata de una enfermedad hereditaria, los riesgos incluyen antecedentes familiares de la afección.

SINTOMATOLOGÍA

Los síntomas generalmente aparecen antes de los 6 años de edad y pueden darse incluso en el período de la lactancia. Éstos pueden ser:

  • Fatiga. Agotamiento extremo no justificado
  • Problemas de aprendizaje (el CI puede estar por debajo de 75)
  • Discapacidad intelectual (posible, pero que no empeora con el tiempo)
  • Debilidad muscular
    • comienza en las piernas y la pelvis, pero también se presenta con menos gravedad en los brazos, el cuello y otras áreas del cuerpo
    • dificultad con habilidades motoras (correr, bailar, saltar)
    • caídas frecuentes
    • dificultad para levantarse de una posición de acostado o para subir escalas
    • debilidad que empeora rápidamente
  • Dificultad al caminar progresiva
    • la capacidad de caminar se puede perder hacia los 12 años de edad y el niño tendrá que usar una silla de ruedas
    • la dificultad para respirar y la cardiopatía generalmente comienzan hacia los 20 años.

tipos

Conforme la enfermedad evoluciona, se va produciendo la atrofia de todos los músculos, cuando la atrofia afecta a los músculos de la espalda, encontramos niños con graves escoliosis que precisan corsés para poder mantener la postura en la silla de ruedas.

En el momento en que los músculos respiratorios o cardíacos se ven comprometidos, empieza a aparecer riesgo vital, tanto por parada cardiorespiratoria, como por problemas para expandir el tórax y acumulación de secreciones.

DIAGNÓSTICO

Un examen completo del sistema nervioso (neurológico), de los pulmones, del corazón y de los músculos puede mostrar:

  • Músculo cardíaco anormal (miocardiopatía)
  • Insuficiencia cardíaca congestiva o ritmos cardíacos irregulares (arritmias): rara vez
  • Deformidades del pecho y la espalda (escoliosis)
  • Agrandamiento de los músculos de la pantorrilla, los glúteos y los hombros (alrededor de la edad de 4 o 5 años), los cuales finalmente son reemplazados por grasa y tejido conectivo (seudohipertrofia)
  • Pérdida de masa muscular (atrofia)
  • Contracturas musculares en las piernas y los talones
  • Deformidades musculares
  • Trastornos respiratorios, lo que incluye neumonía y dificultad para deglutir, con alimento o líquido que pasa hacia los pulmones (en las etapas tardías de la enfermedad)

Los exámenes pueden abarcar:

  • Electromiografía (EMG)
  • Pruebas genéticas
  • Biopsia de músculo
  • Creatina-cinasa en suero (CPK o CK)

TRATAMIENTO

No existe curación conocida para la distrofia muscular de Duchenne y el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas para optimizar la calidad de vida.

Los esteroides pueden disminuir la pérdida de fuerza muscular. El niño puede empezar a tomarlos cuando es diagnosticado o cuando la fuerza muscular comienza a declinar.

Otros tratamientos abarcan:

  • Albuterol, un medicamento que se usa para las personas con asma
  • Aminoácidos
  • Carnitina
  • Coenzima Q10
  • Creatina
  • Aceite de pescado
  • Extractos de té verde
  • Vitamina E

Sin embargo, los efectos de estos tratamientos no han sido comprobados. Las células madre y la terapia génica tal vez se usen en el futuro.

Se estimula la actividad muscular, ya que la inactividad (como permanecer en musculo_atrofiadocama) puede empeorar la enfermedad muscular. La fisioterapia puede ser de gran ayuda para mantener la fuerza y la función musculares. Con frecuencia, se necesita logopedia.

Otros tratamientos pueden abarcar:

  • Ventilación asistida (utilizada durante el día o la noche)
  • Medicamentos para ayudar a la actividad cardíaca, tales como inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, betabloqueadores y diuréticos
  • Aparatos ortopédicos (tales como corsés y sillas de ruedas) para mejorar la movilidad
  • Inhibidores de la bomba de protones (para personas con reflujo gastroesofágico)

Varios tratamientos nuevos se están estudiando en ensayos clínicos. Por desgracia a día de hoy  la distrofia muscular de Duchenne lleva a una discapacidad que empeora rápidamente. Por lo general, la muerte ocurre hacia la edad de 25 años, típicamente a raíz de trastornos pulmonares.

AYUDA

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo, donde los miembros comparten experiencias y problemas en común. Ver grupo de apoyo para distrofia muscular. La Asociación para la Distrofia Muscular (Muscular Dystrophy Association) es una excelente fuente de información sobre esta enfermedad.

Información extraída de medicina médica Medline Plus.

La Toxina Botulínica. ¿Qué es y para que se usa?

La toxina botulínica, también llamada “botulina”, es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum. Se trata de uno de los venenos más poderosos que existen.

Las diferentes cepas de Clostridium botulinum producen siete formas inmunológicamente distintas de neurotoxina botulínica cuya denominación es TbA hasta TbG. Los subtipos más usados para aplicación médica o estética son la toxina botulínica tipo A (TbA) y la toxina botulínica tipo B (TbB).

¿Como actúa esta toxina?

El efecto farmacológico de la toxina botulínica tiene lugar a nivel de la unión neuromuscular. En esta región de transición entre el nerviotoxina botulínica periférico y el músculo se produce la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor necesario para producir la contracción muscular. La toxina botulínica actúa de forma local mediante el bloqueo de la liberación de acetilcolina, lo que se traduce en parálisis muscular temporal. El efecto final es una denervación química temporal en la unión neuromuscular sin producir ninguna lesión física en las estructuras nerviosas.

Esta parálisis nerviosa puede provocar fácilmente la muerte por asfixia o graves lesiones neurológicas por anoxia, al bloquear la función respiratoria, pero si se utiliza en cantidades controladas podemos conseguir efectos terapéuticos muy interesantes como veremos a continuación.

¿Para que se usa?

La inyección está aprobada por la FDA para tratar:

  • Distonía cervical: La infiltración local de toxina botulínica se considera el tratamiento de elección y más eficaz en la mayoría de las distonías focales. Este tipo de distonías se caracterizan por afectar a un único músculo o un grupo muscular y son las más frecuentes durante la edad adulta. Por el contrario, el tratamiento de la distonía generalizada (distonía de torsión idiopática) es fundamentalmente farmacológico (anticolinérgicos,benzodiacepinas, neurolépticos).

distonia

  • Blefarospasmos: El blefaroespasmo, o contracción intermitente o persistente de la musculatura orbicular de los ojos, fue la primera distonía focal tratada con la infiltración local de toxina botulínica. Otros tipos de distonías que se benefician espectacularmente de este tratamiento son la distonía cervical (tortícolis espasmódica) y ciertas distonías de miembros denominadas ocupacionales (calambre del escribiente) y afecciones que cursan con una hiperactividad muscular, como el síndrome de Tourette.

blefaro

  • Estrabismo: La primera aplicación clínica de la infiltración local de toxina botulínica se realizó en 1977 como tratamiento corrector del estrabismo, una patología oftalmológica caracterizada por la hiperactividad de los músculos encargados de movilizar el globo ocular.
  • estrabismoHiperhidrosis: con la toxina botulínica se consigue relajar la actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo así la aparición de sudor en las zona tratadas como pueden ser las axilas, manos y pies. El procedimiento se realiza previa aplicación de anestesia local en las axilas, y mediante anestesia troncular en las manos y los pies, al ser zonas más sensibles. Se infiltra entonces diferentes puntos de toxina, subcutáneamente, en la zona o zonas dónde se produce de forma excesiva el sudor. Después del tratamiento el paciente puede realizar sus actividades normales y empezará a notar una disminución de la sudoración entre el cuarto y el séptimo día, siendo el efecto máximo a los quince días y efecto total dura entre 7 y 10 meses según el metabolismo de cada persona tratada.

hiperhidrosis

La inyección también se usa para tratar otras condiciones, tales como:

  • Dolores de cabeza por migraña
  • Acalasia (espasmos de los músculos esofágicos que dificultan la deglución)
  • Espasmos musculares causados por parálisis cerebral
  • Espasticidad en los músculos de las pierna y los brazos tras una lesión cerebral
  • Incontinencia a causa de problemas en la vejiga
  • Trastornos en el esfínter externo del ano
  • Dolor de los nervios periféricos
  • Trastorno de la articulación temporomandibular (trastornos de la mandíbula)

El uso de toxina botulínica en estética.

Una forma diluida de la toxina botulínica tipo A, se considera hoy en día que es uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados para eliminar las arrugas o tratamiento de la ritidosis. Esta forma de toxina botulínica, tras su infiltración con una aguja extra fina en el músculo debajo de la piel de la zona que se desea tratar, actúa inhibiendo por relajación el movimiento muscular. Con este efecto se pretende que desaparezcan las arrugas y por tanto proporcionar un aspecto más juvenil en la piel. Tiene una duración temporal, entre 3 a 6 meses, lapso después del cual debe renovarse la dosis. Rara vez se han dado casos de efectos secundarios como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

La marca comercial más conocida de esta forma de toxina botulinica cosmética es Botox®, medicamento producido y registrado por labotox empresa Allergan, Inc.

En la actualidad se comercializan en el mundo otras presentaciones comerciales de la toxina botulínica de tipo A para uso estético con indicaciones semejantes a las del Botox® pero se debe tener en cuenta que esta es una marca registrada que no puede usarse como nombre genérico y el paciente debe ser oportuna y claramente informado sobre el tipo y marca del medicamento o presentación de la toxina que le va a ser aplicado. Otras marcas conocidas son Dysport®, Lantox®, Neuronox® (también conocida como Siax®) y Xeomeen®.

Es importante resaltar, que aunque se ha dado a conocer mundialmente por su uso estético, el 98% de las aplicaciones de la toxina son con fines médicos, en los tratamientos que hemos visto con anterioridad.

Precauciones necesarios en el uso de la toxina.

Tomando como base las recomendaciones del grupo de trabajo de Farmacovigilancia (PhVWP), la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA), de forma coordinada con otras Agencias Reguladoras Europeas, recomienda lo siguiente:

  • Los medicamentos a base de toxina botulínica sólo deben ser administrados por médicos con la experiencia suficiente, incluyendo el uso del equipo necesario.
  • Debe informarse a los pacientes o a sus cuidadores sobre el riesgo de diseminación de la toxina y advertirles que soliciten asistencia médica de inmediato si aparecen trastornos respiratorios, del habla o de la deglución.
  • Las unidades de toxina botulínica no son intercambiables entre los distintos medicamentos.
  • Deben seguirse las técnicas de administración recomendadas y las instrucciones posológicas específicas de cada medicamento e indicación (incluida la recomendación de usar la dosis mínima eficaz y la de ajustarla teniendo en cuenta las necesidades individuales).

Adicionalmente el Instituto nacional del envejecimiento de EE.UU y la FDA hacen recomendaciones adicionales a los usuarios potenciales sobre uso de la toxina.

  • No lo utilice si está embarazada o cree que podría estarlo.
  • No lo utilice durante la lactancia materna.
  • Informe al médico si está tomando antibióticos.
  • Informe al médico si tiene problemas nerviosos o musculares.

Texto extraído de wikipediaefisioterapiaSECPRElatoxinabotulínica.es.

¿En que consiste el Bruxismo y como puede afectar a mi vida?

Concepto.

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales sin propósitos funcionales. Existen 2 tipos de bruxismo1bruxismo: céntrico (apretamiento) y excéntrico (frotamiento); y pueden ser nocturno y diurno, por lo general, el paciente bruxómano nocturno no es consciente del problema, y los datos de esta parasomnia proceden de los compañeros de cama o habitación alarmados por el ruido de los dientes, y también de los dentistas que observan la destrucción del esmalte y la dentina.

Causas, incidencia y factores de riesgo.

Las personas pueden apretar y rechinar los dientes sin ser conscientes de ello tanto durante el día como durante la noche, aunque el bruxismo relacionado con el sueño a menudo es el mayor problema, ya que es más difícil de controlar. El bruxismo afecta entre un 10% y un 20% de la población y puede conllevar dolor de cabeza y músculos de la mandíbula, cuello y oído.

Aún no se ha llegado a un acuerdo sobre la causa exacta del bruxismo, pero el estrés durante el día puede ser el desencadenante en muchas personas. Algunas personas probablemente aprietan sus dientes y nunca sienten síntomas. El hecho de si el bruxismo causa dolor y otros problemas puede ser una mezcla complicada de factores:

  • El nivel de estrés que la persona experimente
  • Cuánto tiempo y qué tan fuerte aprieta y rechina sus dientes
  • Si los dientes están desalineados
  • Su postura
  • Su capacidad de relajarse
  • Su dieta
  • Sus hábitos al dormir

Cada persona probablemente es diferente.

Clasificación.

De acuerdo a su agresividad y establecimiento en el paciente y para un mejor diagnóstico y tratamiento podemos clasificar los hábitos (bruxismo en cualquiera de sus formas, succión de dedo, labio o carrillo y onicofagia) de la siguiente manera:

  • Grado I (Hábito Incipiente): La presentación no es agresiva, su reproducción es por un corto periodo de tiempo y a veces de formabruxismo ocasional, aunque puede ser inconsciente para el paciente, es reversible ya que aparece y se desvanece por sí solo,5 puede desaparecer cuando el sujeto lo hace consciente, puede estar condicionado a factores locales dentro de la boca, que al ser detectados y eliminados con prontitud permiten la prevención y eliminación del mismo. La ansiedad puede estar ausente en el paciente.
  • Grado II (Hábito Establecido): En este grado la ansiedad ya se encuentra presente, la reproducción está condicionada a los factores facilitadores, la presentación es inconsciente para el paciente y desaparece cuando el sujeto lo vuelve consciente, en esta etapa pueden encontrarse presente lesiones en las estructuras dentofaciales por lo que se requiere de un tratamiento integral para asegurar su eliminación. El hábito grado II puede ser reversible, si no es tratado puede desarrollarse en un hábito Grado III.
  • Grado III (Hábito Poderoso): La reproducción es constante hasta dentro del entorno familiar y social por incorporación del paciente. La presentación se encuentra fortalecida y bien establecida, es excesiva e irresistible para el sujeto que la padece aun siendo consciente. Las lesiones en las estructuras dentofaciales son de considerable magnitud y en algunos casos las lesiones son permanentes. El hábito poderoso es de difícil manejo y los resultados del tratamiento son insatisfactorios, por lo que se requiere de mayor atención y dedicación en el desarrollo de técnicas por parte del dentista que las implementa.

Signos y Síntomas.

Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM).

El rechinamiento puede desgastar los dientes y puede ser tan ruidoso en las noches como para molestar el sueño de los compañeros de dormitorio.

Los síntomas abarcan:

  • Ansiedad, estrés y tensión
  • Depresiónbruxismo
  • Dolor de oído (debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del conducto auditivo externo y a que usted puede percibir dolor en un lugar diferente de su fuente, lo cual se denomina dolor referido)
  • Trastornos alimentarios
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a las cosas calientes, frías o dulces en los dientes
  • Insomnio
  • Dolor o inflamación de la mandíbula

Signos y exámenes.

Una evaluación puede descartar otros trastornos que pueden causar un dolor mandibular o un dolor de oído similares, incluyendo:

  • Trastornos dentales
  • Trastornos auditivos como infecciones del oído
  • Problemas con la articulación temporomandibular (ATM)

Usted puede tener antecedentes de estrés y tensión considerables.

Tratamiento.

Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes lo más que se pueda.

Para ayudar a aliviar el dolor, hay muchas medidas de cuidados personales que se pueden tomar en casa, como por ejemplo:

  • Aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados. Cualquiera de las dos terapias puede tener un efecto beneficioso.
  • Evitar comer alimentos duros como nueces, dulces o filete.
  • Tomar mucha agua todos los días.
  • Dormir bien.
  • Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar el equilibrio normal de la acción muscular y articular a cada lado de la cabeza.
  • Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y dolorosos, denominados puntos desencadenantes, que pueden causar dolor a lo largo de la cabeza y la cara.
  • Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día. El objetivo es hacer de la relajación facial un hábito.
  • Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.

Para evitar daño a los dientes, desde los años 1930, se han utilizado aparatos o protectores para la boca (férulas) en el tratamiento tanto delferuladescarga rechinamiento y apretamiento de los dientes como de los trastornos de la articulación temporomandibular. Una férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión que se ejerce cuando se rechinan.

Una férula también puede ayudar a reducir el rechinamiento de los dientes, pero algunas personas dicen que lo empeora. En otras personas, los síntomas desaparecen siempre y cuando utilicen la férula, pero el dolor se vuelve a presentar cuando su uso se suspende o cuando dicha férula pierde su efectividad con el tiempo.

Existen muchos tipos diferentes de férulas; algunas de ellas encajan en los dientes superiores y otras en los inferiores. Estos aparatos pueden estar diseñados para mantener la mandíbula en una posición más relajada o para brindar alguna otra función. Si uno de estos dos tipos de aparatos no funciona, el otro lo puede hacer.

Por ejemplo, un tipo de férula denominada NTI-tss encaja sólo sobre los dientes frontales. La idea es mantener todos los dientes posteriores (molares) completamente separados, bajo la teoría de que la mayor parte del rechinamiento se hace en estos dientes. Con el uso del NTI, el único contacto que se hace es entre la férula y un diente frontal inferior.

Como siguiente paso después de la terapia de la férula, el ajuste ortodóncico en el patrón de mordida puede ayudar a algunas personas. La cirugía debe considerarse como último recurso.

Finalmente, ha habido muchos métodos para tratar de ayudar a que las personas abandonen el hábito de apretar los dientes. Estos métodos son más efectivos cuando los dientes se aprietan durante el día, ya que durante la noche este acto no puede suspenderse de manera consciente.

En algunas personas, sólo la relajación y la modificación de comportamientos diurnos son suficientes para reducir el bruxismo nocturno. Aún no se han estudiado bien métodos para modificar directamente este comportamiento, que abarca dispositivos de biorretroalimentación, autohipnosis y otras terapias alternativas.

Complicaciones.

  • Depresión
  • Trastornos alimentarios
  • Insomnio
  • Aumento de los problemas dentales o de la articulación temporomandibular.

Texto de Medline Plus y Wikipedia

Causas de dolor de espalda: Patología discal.

La hernia discal es una enfermedad en la que parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza, esto puede ejercer presión sobre loshernia_disco_lumbar nervios cercanos, presionándolos y pudiendo producir lesiones en los mismos. Pueden ser contenidas (solo deformación, también llamada protrusión discal) o con rotura.

Las hernias corresponden a la mayor incapacidad en personas menores de 45 años. Alrededor del 1% de la población posee discapacidad crónica por este motivo. Son frecuentes con enfermedades genéticas que tejido conectivo como el Síndrome de Ehlers-Danlos y el Síndrome de Hiperlaxitud articular.

La hernia provoca dolor en la zona lumbar. Duele por inflamación el periostio de las vértebras, las articulaciones, la duramadre, el anillo fibroso, el ligamento vertebral longitudinal posterior y los músculos lumbares de la columna. Una hernia discal puede producir una serie de manifestaciones clínicas, entre las más frecuentes están el lumbago y la ciática.

Tipología:

Protrusión discal: consiste en la deformación del anillo fibroso por el impacto del núcleo pulposo contra este; se produce hacia la parte más debilitada del anillo fibroso, generalmente en dirección posterior o posterolateral.

Prolapso: es la ruptura del núcleo pulposo a través del anillo fibroso, pero sin atravesar el ligamento longitudinal anterior o posterior.

Extrusión: el núcleo pulposo atraviesa el anillo fibroso y el ligamento longitudinal, generalmente el posterior.

Secuestro: es la ruptura del segmento extruido, ocasionalmente con desplazamiento del fragmento libre al canal espinal. Para que se produzca una hernia del tejido nuclear debe existir una brecha en las fibras colágenas del anillo fibroso, bien parcial (protrusión) o total (prolapso). Estas brechas suelen asociarse con lesiones compresivas o por torsión producidas con la aplicación repentina de una fuerza.

disc_hern_spanish-bb

Sintomatología:

Hay muchos tipos de síntomas :

Lumbalgia.

La lumbalgia es el mayor motivo de consulta. La lumbalgia se produce cuando se distienden los músculos lumbares produciendo un dolor que impide el libre movimiento de esa zona de la cintura. Las causas de la lumbalgia son múltiples. Puede deberse a malas posturas, factores relacionados con la actividad física del individuo o factores psicológicos. La definición etimológica de Lumbalgia es dolor lumbar, por tanto no es un diagnóstico, sino la descripción de un síntoma de una patología.

Lumbociatalgia, ciatalgia o simplemente ciática.

Se manifiesta de manera unilateral. Afecta al nervio lumbar (L5) o ciático (S1). La ciática produce dolor y debilidad sólo en el nervio afectado, ciaticadibujouu7provocando parestesia local (alteración de la sensibilidad)y disminución de la fuerza. Si está afectado S1 se ven comprometidos los músculos sóleo, gastrocnemios y glúteo mayor. Si está afectado L5 se ven comprometidos los músculos extensor propio del dedo mayor, peroneo y glúteo medio. Estos músculos son indispensables para poder caminar, afectando la extremidad inferior.

Aparición de los síntomas.

La hernia discal aparece sintomáticamente después de hacer o someterse a movimientos o gestos bruscos, hacer fuerzas excesivas sin tener en cuenta la posición correcta al agacharse o ponerse en pie y la aparición del dolor en general es inmediata a estos excesos. Las hernias discales más frecuentes son las lumbares (aparece entre los discos lumbares -denominados L-), así como también las cervicales (aparecidas entre los discos de la cervical -denominados C-). También es frecuente la aparición de hernia discal entre la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra sacra (denominadas L5-S1), causante de una molestia persistente acompañada de trastornos sensitivos tales como hormigueo o pérdida de la sensibilidad e irritabilidad motora, así como disminución del reflejo predominantemente Aquiliano del lado afectado.

Tratamiento:

El primer tratamiento para una hernia discal es un período corto de reposo con analgésicos y antinflamatorios seguidos de fisioterapia. La mayoría de las personas que siguen estos tratamientos se recuperarán y volverán a sus actividades normales. Un pequeño número de personas necesita más tratamiento que puede incluir inyecciones de esteroides o cirugía.

Medicamentos.

A las personas con una hernia de disco repentina, causada por lesión (como un accidente automovilístico o por levantar un objeto muy pesado), se les administrarán analgésicos narcóticos y antinflamatorios no esteroides (AINES) si tienen dolor intenso en la espalda y la pierna.

Si usted presenta espasmos en la espalda, por lo regular le administrarán relajantes musculares. En raras ocasiones, se pueden administrar esteroides, ya sea en píldora o directamente en la sangre por medio de una vía intravenosa (IV).

Los AINES se utilizan para controlar el dolor prolongado, pero los narcóticos se pueden administrar si el dolor no reacciona favorablemente a los antinflamatorios.

Modificaciones del estilo de vida.

El ejercicio y la alimentación son cruciales para mejorar el dolor de espalda en pacientes con sobrepeso.

La fisioterapia es importante para casi todas las personas con enfermedad discal. Los terapeutas le explicarán a usted la forma de levantar objetos adecuadamente, caminar, vestirse y desempeñar otras actividades. Estos profesionales también trabajarán en el fortalecimiento de los músculos que ayudan a sostener la columna. Usted también aprenderá cómo incrementar la flexibilidad de la columna y de las piernas.

Inyecciones.

Las inyecciones de esteroides en el área de la espalda donde se localiza la hernia discal pueden ayudar a controlar el dolor durante algunos meses. Estas inyecciones reducen la inflamación alrededor del disco y alivian muchos síntomas.

Cirugía.

La cirugía puede ser una opción para los pocos pacientes cuyos síntomas no desaparecen a pesar de otros tratamientos y el tiempo.

Fisioterapia en Hernia Discal:

Tratamientos Pasivos

El trabajo en fisioterapia debiera comenzar con terapias pasivas. Los tratamientos pasivos relajan el cuerpo y alivian el dolor. Incluyen masajes de tejido profundo, terapias de frío y calor, la estimulación eléctrica (TENS), hidroterapia y en general cualquier técnica que busque la relajación de la musculatura y el control del dolor.
Una vez superadas las fases iniciales de dolor agudo, el cuerpo estará preparado para comenzar los tratamientos activos.

Estos son algunos ejemplos de técnicas que puede usar la fisioterapia en estos casos.

  • Masaje del Tejido Profundo. Existen muchos tipos de masaje, pero este es la opción ideal si padeces una hernia de disco. El fisioterapeuta aplica con sus manos una fuerte presión sobre los músculos para aliviar la tensión muscular profunda y las contracturas existentes. Las contracturas son el resultado de la reacción natural del cuerpo para evitar que se produzca movimiento muscular en el área afectada y así disminuir el riesgo de mayores lesiones.
  • Terapia del frío y calor. Ambas terapias, la del frío y del calor, ofrecen sus propios beneficios y el fisioterapeuta puede alternar entre ellas parar lograr los mejores resultados. El calor mejora la circulación local y la oxigenación de los tejidos y el frío disminuye la inflamación y produce sensación de sedación en las terminaciones nerviosas.
  • Hidroterapia. Terapias relacionadas con el uso de agua.
  • TENS (Estimulación  nerviosa eléctrica transcutánea). Ver entrada del blog dedicada al TENS.

Tracción. Mediante la aplicación de una fuerza externa (manual o instrumental), se busca la descompresión de las vértebras, alivia la presión entre discos y vértebras y relaja musculatura tensa.

Tratamientos Activos

Los tratamientos activos ayudan a mejorar la flexibilidad, la postura, la fuerza, la estabilidad y el movimiento de las articulaciones. Un programa de ejercicios es fundamental para lograr los resultados óptimos. La actividad física no únicamente pone freno al dolor recurrente sino que beneficia al conjunto de tu salud.

Tu fisioterapeuta trabajará contigo para que desarrolles un programa basado en un diagnóstico específico y tu historial médico, y empleará técnicas y ejercicios para desarrollar:

  • Estabilidad del centro. Muchas personas no se dan cuenta de lo importante que es para la salud de la columna el tener un centro estable. Los músculos abdominales sirven de apoyo a los músculos de la espalda para sostener y soportar la columna. Si los músculos de la faja abdominal están débiles, los músculos de tu espalda deben cargar con un peso extra. Por tanto debe existir un correcto equilibrio entre músculos abdominales y lumbares.
  • Flexibilidad. Es importante ejecutar las técnicas apropiadas de estiramiento y flexibilidad del cuerpo que te preparan para los ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento. Un cuerpo flexible se mueve con mayor facilidad y evita la rigidez con sus molestias.
  • Fortalecimiento muscular. Unos músculos fuertes en la espalda son el mejor apoyo para tu columna y el control del dolor.

hernia2

ejercicios-para-lumbagia

Info de tuespaldasana.comMedline Plus,Wikipedia.

Patologías del deporte: Pubalgia u Osteopatía dinámica de pubis.

La Pubalgia, también conocida como“osteopatía dinámica de pubis” o “entesitis pubiana”, dolor referido en la zona del pubis.

Este dolor difuso se desarrolla  durante semanas o meses;  primero se presenta al realizar actividades deportivas y después se asevera y se presenta en la realización de las actividades normales de la vida diaria.

Por lo general el dolor se provoca por una hipermovilidad de la sínfisis púbica. La hipermoivilidad de la sínfisis púbica puede ser debida a:pubalgia1

  1. Laxitud en los ligamentos pubianos.
  2. Desequilibrio muscular entre Aductores y Recto Anterior del Abdomen.
  3. Déficit de movilidad en la articulación coxo-femoral y en la sacro-iliaca.
  4. Aumento de las fuerzas de cizallamiento en la sínfisis púbica.
  5. Anteversión pélvica (hiperlordosis lumbar, etc.)

Su incidencia es mayor en los varones, principalmente ya que las actividades que suelen desencadenar una pubalgia son llevadas a cabo más por hombres que por mujeres, las diferencias morfológicas entre sexos no influyen mucho en el desarrollo de una pubalgia.

Clasificación de la pubalgia

  • Pubalgia traumática: Como consecuencia de un traumatismo en la sínfisis púbica. Puede ser por una caída sobre un pie que eleve una rama pubiana y provoque el cizallamiento del pubis con estiramiento de los ligamentos púbicos y  bloqueo de la rama pubiana en la parte superior. Una tensión súbita de los músculos aductores puede también provocar un deterioro de los ligamentos y de las inserciones musculares pubianas.
  • Pubalgia crónica: Se debe a una Patología osteo-tendino-muscular de los músculos aductores (pubalgia baja, donde se inflaman  los aductores) y/o a una Patología parietal-abdominal (pubalgia alta, donde se inflaman la inserción del recto abdominal). La pelvis está sometida a tracciones musculares, de los músculos  aductores  así como  músculos recto abdominal  y oblicuos del abdomen.

Causas de la Pubalgia

Hay una serie de factores que inciden en el desencadenamiento de una patología pubálgica.  Se han dividido en dos grandes grupos, como veremos a continuación:

Factores intrínsecos:

  • Acortamiento de los miembros inferioresPubalgia
  • Displasia de cadera
  • Hiperlordosis Lumbar
  • Espondilolisis
  • Deficiencias de la pared abdominal

Factores extrinsecos:

  • Mala calidad del terreno deportivo (resbaladizo o pesado)
  • Sobreentrenamiento
  • Mala programación del entrenamiento
  • Mala realización del calentamiento y estiramiento deportivo

Síntomas de la Pubalgia

Los síntomas de la Pubalgia abarcan una serie de dolores inusuales, como son:

  • Dolor en la región subpubiana, pubiana o suprabiana
  • Dolor a la palpación en la zona de los músculos aductores, abdominales o en la sínfisis púbica.
  • Contracción isométrica de músculos aductores dolorosa
  • Dolor al estiramiento de músculos aductores
  • Dolor a la  movilización de  la sínfisis púbica
  • Dolor exacerbado al toser o estornudar en el abdomen

La pubalgia es una enfermedad ocupacional, se presenta principalmente en los futbolistas (50% de los casos), seguidos de  corredores de larga distancia, jugadores de rugby, ciclistas y levantadores de peso.

Tratamiento de la Pubalgia

El tratamiento fisioterapéutico de la pubalgia, se realiza de la siguiente forma:

Se plantea primero un tratamiento conservador basado en el cese de la actividad deportiva y la implantación de un buen plan de fisioterapia que conste de:

– Trabajo isométrico de adductores, abductores, recto anterior abdomen y oblicuos.
-Elongación por posturas excéntricas de isquiotibiales, abdominales, adductores y psoas (los estiramientos analíticos suelen ser demasiado dolorosos).
-Electroterapia (EMS, US, magnetoterapia y láser).
-Masoterapia y Cyriax en adductores y abdominales.
– Crioterapia  tras la sesión de fisioterapia.

  1. Trabajo isométrico de los aductores: Boca arriba acercar ambas piernas flexionadas por las rodillas y apoyados en el piso con el talón.  Las rodillas tienden a acercarse, los codos del fisioterapeuta se oponen a ello. 10 seg de contracción suave y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isométricoadductores
  2. Trabajo isométrico de los abductores: Boca arriba separar  ambas piernas flexionadas por las rodillas y apoyados en el piso con el talón Las rodillas tienden a separarse, los codos del fisioterapeuta se oponen a ello.10 seg de contracción y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isometrico-abductores
  3. Trabajo isométrico de los rectos del abdomen: Boca arriba, rodillas flexionadas, talones en el suelo. Elevar ligeramente los hombros del suelo (no superar altura de las rodillas para evitar trabajo del músculo psoas). 10 seg de contracción y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isometricosabdomen
  4. Trabajo isométrico de los oblicuos: Posición como la anterior. Elevar ligeramente el hombro en dirección a la rodilla contralateral. Trabajar ambos lados. 10 seg de contracción y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isometricosoblicuosEl tratamiento se debe completar con estiramientos de la musculatura implicada, tanto de los grupos musculares citados (abductores, adductores, abdominales), como de los principales grupos musculares que atraviesan la articulación coxo-femoral (Cuádriceps, Psoas Iliaco, Isquiosurales).

    Artículo publicado en http://www.terapia-fisica.com/pubalgia.html

Enfermedades de los niños: Displasia congénita de cadera.

¿Qué es la displasia congénita de cadera (DCC)?

La displasia de cadera es un trastorno congénito (presente al nacer) de la articulación de la cadera. Se produce en uno de cada 1.000 nacidos vivos. Lacadera articulación de la cadera se forma como una articulación de bola y cótilo. En la DCC, el cótilo (o acetábulo) de la cadera puede ser poco profundo, lo que permite que la “bola” del hueso del muslo, también llamada cabeza femoral, se deslice hacia adentro y hacia afuera del cótilo. La “bola” puede salirse en forma parcial o total del acetábulo.

La mayor incidencia de casos de DDC se produce en las primogénitas en cuyos antecedentes familiares existe un familiar cercano con este trastorno.

Causas de la displasia congénita de cadera.

La displasia de la cadera se considera un “rasgo hereditario multifactorial”. La expresión herencia multifactorial significa que el defecto congénito puede ser provocado por muchos factores, que generalmente son tanto genéticos como ambientales.

En lo referido a los rasgos hereditarios multifactoriales, a menudo un sexo (el masculino o el femenino) suele verse afectado con mayor frecuencia que el otro. Parece haber un “umbral de expresión” diferente, lo que significa que un sexo tiene mayor probabilidad de padecer el problema que el otro. Por ejemplo, la displasia de cadera tiene una incidencia mayor en las mujeres que en los varones.

Se cree que una de las influencias ambientales que contribuye al desarrollo de una displasia de la cadera es la respuesta del bebé a las hormonas de la madre durante el embarazo. Un útero estrecho que no permite el movimiento fetal o un parto de nalgas también puede causar displasia de cadera. En general, la cadera izquierda está más afectada que la derecha por la posición del feto dentro del útero.

Factores de riesgo para la displasia del desarrollo de cadera

Los bebés primogénitos corren un riesgo mayor ya que el útero es pequeño y el espacio para que el bebé se mueva es limitado; hecho que afecta el desarrollo de la cadera. Otros factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • antecedentes familiares de displasia del desarrollo de la cadera, o de ligamentos muy flexibles
  • posición intrauterina del bebé, especialmente con presentación de nalgas
  • asociaciones con otros problemas ortopédicos como por ejemplo, el metatarsus adductus, la deformidad de pies zambos, los trastornos congénitos y otros síndromes

Síntomas de la displasia congénita de cadera

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la DDC. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma diferente. Entre los síntomas más comunes se incluyen:

  • la pierna puede parecer más corta del lado de la cadera luxadaRxdisplasia
  • la pierna del lado de la cadera luxada puede inclinarse hacia afuera
  • los pliegues en la piel del muslo o las nalgas pueden parecer desparejos
  • el espacio entre las piernas puede parecer más ancho que lo normal

Un bebé que padece displasia del desarrollo de la cadera puede tener una luxación de cadera parcial o total, o sea que la cabeza del fémur se desliza en forma parcial o total hacia afuera del acetábulo de la cadera.

Los síntomas de DDC pueden parecerse a los de otros trastornos médicos de la cadera. Siempre consulte al médico de su bebé para obtener un diagnóstico.

La displasia congénita de cadera es a veces evidente en el nacimiento. Apenas nace el bebé, el pediatra o especialista en neonatos lo examina en el hospital para detectar la posible existencia de este problema de cadera. Sin embargo, la DDC puede también no descubrirse sino hasta realizar exámenes posteriores. El médico de su bebé puede diagnosticar displasia del desarrollo de la cadera mediante un examen médico (Maniobras de Barlow y Ortolani), durante el cual dispondrá de los antecedentes médicos prenatales y de nacimiento completos de su bebé, y le preguntará si algún otro miembro de la familia padece DDC.

Entre los procedimientos para el diagnóstico pueden incluirse los siguientes:

  • radiografía – estudio de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica.
  • ecografía (También llamada sonografía.) – técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.
  • tomografía computarizada (También llamada TC o TAC.) – procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas “rebanadas”) del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.
  • imágenes por resonancia magnética (IRM) – procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

Maniobras de Barlow y Ortolani.

Las maniobras de Ortolani y Barlow se efectúan a todos los bebés inmediatamente después del nacimiento. El neonatólogo las practica con el fin de detectar si existe alguna anomalía en la articulación de la cadera. Si así fuera, podría tratarse de una displasia de cadera.Barlow y Ortolani

Las maniobras de Ortalani y Barlow son una serie de movimientos que consisten en flexionar y abrir con delicadeza las piernas del niño, para comprobar si la articulación actúa de una forma anómala. Si éste es el caso, podría indicar una displasia de cadera.

Estas maniobras por sí solas no consiguen identificar siempre la malformación. El examen que asegura el diagnóstico es la ecografía de las caderas, que proporciona una imagen profunda incluso de las displasias leves, que, en general, no requieren tratamiento. Por esta razón, es muy importante realizar un diagnóstico precoz a través de una ecografía, entre la cuarta y la sexta semana.

Los recién nacidos que tienen antecedentes familiares con este problema son los que tienen mayor riesgo. Por lo tanto, si en la familia se han producido casos de displasia de cadera, se debe controlar más atentamente al pequeño, ya desde el momento del nacimiento.

Tratamiento para la displasia congénita de cadera:

El tratamiento específico para la DDC será determinado por el médico de su bebé basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento es colocar la cabeza femoral dentro del cótilo de manera que la cadera pueda desarrollarse con normalidad.

Existen diferentes tratamientos para los bebés, entre los que se incluyen:

  • colocación de un arnés de Pavlik
    El arnés de Pavlik se utiliza en bebés de hasta 6 meses de vida para sostener la cadera en su lugar, al mismo tiempo que permite un movimiento restringido de las piernas. El arnés lo coloca el médico de su bebé y suele utilizarse de forma permanente durante seis semanas como mínimo, y de forma parcial (12 horas por día) durante los seis meses posteriores. Su bebé debe ser controlado con frecuencia durante todo este período para verificar si el arnés necesita algún ajuste y examinar la cadera. Al finalizar el tratamiento, se toman radiografías o se realiza una ecografía para controlar la ubicación de la cadera. A pesar de que se obtienen muy buenos resultados con el arnés de Pavlik, en ocasiones la cadera puede seguir teniendo una luxación parcial o total.

plavik

    • tracción y yeso
      Si la cadera está aún luxada de forma parcial o total, puede ser necesaria la tracción, la colocación de yesos o la intervención quirúrgica. La tracción es la aplicación de una fuerza con el fin de estirar ciertas partes del cuerpo en una dirección específica. Se efectúa mediante poleas, cuerdas, pesas y un marco metálico que se asegura a la cama o sobre ella. El objetivo de esta técnica es estirar las partes blandas circundantes a la cadera para permitir que la cabeza femoral vuelva a insertarse en el cótilo. Generalmente, se utiliza por un período aproximado de 10 a 14 días y puede realizarse tanto en la casa como en el hospital, según las recomendaciones del pediatra, el hospital y los recursos disponibles.
    • cirugía y yeso
      Si los demás métodos no resultan efectivos, o si se diagnostica DDC luego de los 2 años de vida, es posible que sea necesaria una intervención quirúrgica para colocar la cadera nuevamente en su lugar de forma manual, método también denominado “reducción cerrada”. Si se realiza con éxito, se le coloca un yeso especial (llamado yeso pelvipédico) al bebé para sostener la cadera en su lugar. El yeso pelvipédico debe utilizarse durante un período de tres a seis meses aproximadamente, y es necesario cambiarlo regularmente para adaptarlo al crecimiento del bebé y para reforzar su rigidez, ya que puede ablandarse con el uso diario.El yeso permanece en la cadera hasta que ésta vuelve a su ubicación normal. Luego, puede ser necesario un aparato ortopédico especial y ejercicios de fisioterapia para fortalecer los músculos de las piernas y los que se encuentran alrededor de la cadera.

    ¿Qué es un yeso pelvipédico corto?

  • El yeso pelvipédico corto se coloca desde el tórax hasta los muslos o las rodillas, y se utiliza para sostener la cadera en su lugar luego de la intervención quirúrgica y así permitir la consolidación.

Instrucciones para el cuidado del yeso:

  • Mantenga el yeso limpio y seco.
  • Verifique que no tenga grietas ni roturas.yeso pelvipedico
  • Forre o acolche los bordes del yeso para evitar heridas en la piel, si fuera necesario.
  • No inserte objetos dentro del yeso para rascarse.
  • Utilice, en cambio, un secador de pelo de aire frío para refrescar la pierna y calmar la comezón de la piel. Nunca tire aire tibio o caliente dentro del yeso.
  • No coloque polvos ni lociones dentro del yeso.
  • Cubra el yeso durante las comidas para evitar salpicaduras.
  • Controle que no se introduzcan juguetes u objetos pequeños dentro del yeso.
  • Coloque el yeso a una altura superior que la del corazón para disminuir la hinchazón.
  • No utilice la barra de abducción del yeso para levantar o cargar al bebé.

¿Cuándo debe llamar al médico de su bebé?

Comuníquese con el médico u otro profesional de la salud si su bebé manifiesta uno o más de los siguientes síntomas:

  • fiebre
  • aumento del dolor
  • aumento de la hinchazón por sobre o debajo de los extremos del yeso
  • drenaje u olor desagradable del yeso
  • dedos de los pies fríos

Perspectivas a largo plazo para un bebé con displasia del desarrollo de la cadera:

A pesar de que los exámenes de detección de DDC del recién nacido permiten detectar el trastorno de cadera precozmente, se pueden conseguir resultados muy satisfactorios si se comienza el tratamiento inmediatamente después del nacimiento. Muchos bebés mejoran con el arnés de Pavlik, la tracción y, o la colocación de un yeso. Sin embargo, se pueden necesitar intervenciones quirúrgicas adicionales ya que la luxación de cadera puede reaparecer a medida que el niño crece y se desarrolla. Si el trastorno no se trata, es posible que el bebé presente una diferencia en la longitud de las piernas y que cojee.

Artículo del blog sobre displasia congénita de cadera.

Fracturas en Miembros Inferiores: Fractura de Tibia.

La tibia es un hueso largo que soporta el peso del cuerpo. El extremo que se articula con el fémur es ancho y tiene los cóndilos medial y lateral o superficies tibia_y_peroneglenoideas que se articulan con los cóndilos del fémur. Tiene una cara superior plana el “platillo tibial” que se compone de los 2 cóndilos y de una eminencia entre los cóndilos nombrada “eminencia intercóndila”. Esta eminencia encaja en la fosa intercondílea del fémur como una pieza de rompecabezas, su cóndilo lateral se articula con el peroné, por medio de la carilla articular peroneal.

Su borde anterior cuenta con la tuberosidad tibial que es la cresta que se puede tocar por debajo de la piel.

En su parte inferior tiene el maléolo medial que es la parte ensanchada que también se puede palpar y es el sitio de unión con el astrágalo. Entre la tibia y el peroné esta la membrana interósea. En la cara posterior de la tibia esta la línea sólea, que es el lugar de inserción para el músculo sóleo.

Se encuentra en la parte anterior e interna de la pierna, paralela y a un lado del peroné. Se articula con el fémur por arriba. Con el astrágalo por abajo y con el peroné por fuera y arriba.

Fragmento de Wikipedia.

Consideraciones importantes sobre la tibia:

  • La tibia, destinada a soportar la carga del peso, tiene extensas áreas desprovistas de inserciones musculares, lo que determina una pobreza vascular; sobre todo ello es notorio en la mitad distal del hueso.
  • El rasgo de fractura del 1/3 medio o distal, con frecuencia compromete la arteria nutricia del hueso, agravando aún más el déficit vascular.
  • La metáfisis inferior presenta una vascularización aún más emprobrecida, si consideramos que a ese nivel la arteria nutricia está terminando en su distribución, y a ella no alcanza la vascularización epifisiaria distal.
  • Está recubierta por cara antero-interna sólo por el tegumento cutáneo. El rasgo de fractura oblícuo o helicoidal, con suma frecuencia desagarra la piel como un cuchillo.
  • Con frecuencia la fractura es el resultado de un traumatismo violento y directo; sorprende a la piel contra el plano óseo, duro, subyacente. Se desgarra la piel y se fractura el hueso.
  • La acción de los músculos de la pierna es muy poderosa. En caso de fracturas de rasgo oblícuo o helicoidal (inestables), los músculos ejercen una acción contracturante intensa; ello determina que estas fracturas sean de muy difícil reducción y extremadamente inestables.
  • La membrana interósea, fuerte septum fibroso, fijo a la tibia y peroné desde sus extremos superior al inferior, le confiere una fuerte fijeza a los fragmentos de fractura, limitándose su desplazamiento axial y lateral.Sobre esta concepción anátomo-funcional se sustenta la seguridad de la estabilidad recíproca entre los fragmentos de fractura entre sí y con el peroné.La firme solidaridad conferida a los extremos óseos por la membrana interósea, cuando queda intacta después de la fractura, es lo que le confiere la mayor confiabilidad al procedimiento terapéutico preconizado por Sarmiento.

Clasificación de las fracturas:

Se las clasifica desde 3 puntos de vista:

1. Según su localización:

  • del tercio superior.
  • del tercio medio.
  • del tercio inferior.

2. Según su mecanismo:

  • por golpe directo.
  • por mecanismo indirecto.
  • por torsión.
  • por cizallamiento.
  • por flexión.
  • por compresión.

3. Según la anatomía del rasgo:

  • Transversales – rasgo único

transversa tibia

  • Oblícuas – rasgo doble

oblicua tibia

  • Espiroídeas. (con torsión).

espiroidea tibia

  • Conminutas – con estallido

conminuta tibia

4. Según hayan sido provocadas por un traumatismo de:

  • Baja energía.
  • Alta energía.

Cuadro Clínico:

Con frecuencia se encuentran presentes todos los síntomas y signos propios de las fracturas, por lo cual, en la mayoría de los casos, el diagnóstico fluye desde la simple inspección:

  • Dolor intenso.
  • Impotencia funcional, aunque el peroné esté indemne.fractura tibia1
  • Edema.
  • Equímosis.
  • Crépito óseo con los intentos de movilizar la pierna.
  • Frecuente desviación de los ejes: angulación y rotación del segmento distal.
  • Movilidad anormal de los fragmentos.
  • Bulas, generalmente de contenido sanguinolento: son indicio casi seguro de una fractura, generalmente de graves caracteres.

Por ello, el diagnóstico de la fractura misma es fácil, sin tener que recurrir a maniobras semiológicas, que debieran ser proscritas por dolorosas y peligrosas: movilización de los fragmentos buscando crépito óseo, o movilidad de los fragmentos.

El examen debe completarse buscando posibles lesiones vasculares (signos de isquemia distal), neurológicas o compromiso de la piel (fractura expuesta de primer grado: lesión puntiforme de la piel).

Examen Radiográfico:

Debe ser realizado de inmediato.

Exigencias

  • Placa grande (30 x 40 cm) que permita el examen de toda la tibia, incluyendo por lo menos una articulación (rodilla o tobillo) e idealmente las dos.
  • Proyección antero-posterior y lateral.
  • Correcta técnica radiográfica.

La semiología radiográfica permite investigar:Rx. Tibia

  • Estado biológico del esqueleto.
  • Nivel de la fractura.
  • Anatomía del rasgo: único, múltiple, conminución, dirección, forma, etc.
  • Compromiso del peroné.
  • Desviación de los fragmentos.

Los datos referidos son esenciales para configurar el pronóstico y el plan terapéutico. De este modo tenemos con frecuencia:

  • Rasgo transversal o ligeramente oblícuo: propio de fractura por golpe directo, estable y de fácil tratamiento ortopédico.
  • Rasgo espiroídeo: producido por un movimiento de torsión o rotación de la pierna con pie fijo (o viceversa), ubicadas generalmente en la unión del 1/3 medio con el distal; de muy difícil reducción, inestables; los extremos óseos suelen encontrarse desplazados y amenazan perforar la piel.
  • Rasgo múltiple: generando una fractura conminuta; se produce habitualmente por un traumatismo directo, muy violento; por ello con mucha frecuencia va acompañada de grave contusión de partes blandas, extensos hematomas, erosiones de la piel o exposición de los fragmentos.
  • Rasgo en ala de mariposa, que configura un tercer fragmento.

Tratamiento:

De manera sencilla lo vamos a resumir así para conocer las posibilidades terapéuticas sin entrar en demasiados detalles médicos que complicarían la explicación:

El tratamiento depende de la gravedad de la lesión. El tratamiento incluye:fijador externo

  • Poner las piezas del hueso en su lugar, lo cual puede requerir anestesia y/o cirugía
  • Mantener las partes unidas mientras se recupera el hueso

Los dispositivos que pueden utilizarse para sostener el hueso en su lugar mientras se recupera son:

  • Un yeso (se puede usar con o sin cirugía)
  • Una placa de metal con tornillos (requiere cirugía)
  • Tornillos únicamente (requieren cirugía)
  • Una varilla colocada en la mitad inferior del hueso (requiere cirugía)
  • Clavos metálicos a través del hueso con un marco que los sostenga desde afuera del hueso (requiere cirugía)
  • Fijadores Externos (requiere cirugía)

Rehabilitación y Pronóstico:

Primera fase

  1. El enfermo puede empezar a caminar con apoyo en 2 bastones (sin apoyo del yeso) desde el día siguiente de la reducción.
  2. Si no camina, debe permanecer en cama, con la pierna elevada.
  3. A los 7 a 10 días, el riesgo del edema prácticamente ha desaparecido y ya no es necesario mantener la pierna elevada.
  4. Controlar la práctica de los ejercicios de cuádriceps, cadera y movimiento de los dedos del pie.
  5. El estado del paciente y el estado del yeso, deben ser controlado cada 7 a 10 días.
  6. Así se mantiene por 3 a 5 semanas. Transcurrido este lapso se da comienzo a una segunda fase en el tratamiento.
  7. Nuevo control radiográfico.

Segunda fase

Transcurridas 4 a 5 semanas:

  1. Se saca el yeso. Aseo de la pierna; examen del estado de la piel.
  2. Control clínico de la estabilidad del foco de fractura. No debe olvidarse que es el examen clínico y no el aspecto radiográfico del foco de fractura, el que da una más fiel información respecto al progreso de la consolidación.
  3. Radiografía: de control sin yeso.
  4. Colocación de nuevo yeso, siempre en tres tiempos, como fue colocado la primera vez.
    • Taco de marcha.
  5. Nueva radiografía de control, una vez fraguado el yeso.
  6. Corrección de desviaciones de eje si las hubiera.
  7. Si el grado de estabilidad clínico del foco de fractura confiere confianza en cuanto a su solidez, puede autorizarse la marcha con apoyo de bastones. Si así no ocurriera, no se autoriza la marcha hasta el próximo control.

En estas condiciones, caminando con apoyo del yeso, con ayuda de bastones, se mantiene hasta cumplir 3 meses de tratamiento.

Tercera fase

Cumplidas las 12 semanas:

  1. Se retira el yeso.
  2. Aseo y examen del estado trófico de la piel.
  3. Control clínico del grado de solidez y estabilidad del foco de fractura.
  4. Radiografía de control.

Según sea de confiable clínicamente el callo óseo, complementado por la información radiográfica, se procede:

  1. Retiro definitivo del yeso.
  2. Deambulación controlada con apoyo de bastones.
  3. Venda elástica.
  4. Rehabilitación controlada de movimientos de rodilla, tobillo, pie y ortejos.
  5. Rehabilitación controlada de cuádriceps.
  6. Control clínico cada 10, 15, 20 y 30 días, hasta su recuperación completa.
  7. Control radiográfico a los 30 y 60 días de sacado el yeso.

Por supuesto se trata de un protocolo de actuación que puede y debe ser adaptado a cada paciente dependiendo de diversos factores (gravedad de la lesión, edad del paciente, estado general, otras patologías…)

La completa recuperación se produce de 3 a 5 meses. En estos plazos, y siempre y cuando se haga rehabilitación con fisioterapia acorde, se logra la consolidación radiográfica de la fractura y la desaparición del dolor al exigir esa pierna. Es común en este tipo de fracturas la aparición de retardo de la consolidación. Al momento del pronóstico, es importante tener en cuenta el tipo de fractura, y la edad y estado del paciente.

El desenlace de esta lesión dependerá del tipo de fractura y del compromiso del paciente hacia el tratamiento elegido. Siempre es importante la rehabilitación precoz con fisioterapia para evitar rigideces, gonalgias o talalgias y gestos motores inadecuados.

Posibles Complicaciones:

Complicaciones inmediatas

  • Shock traumático: Determinado por el dolor y la hemorragia en el foco de fractura; debe considerarse que fracturas como de diáfisis femoral o pelvis, son capaces de generar una hemorragia en el foco de fractura, que puede llegar a 1, 2 ó más litros de sangre, generando una anemia aguda y shock hipovolémico.
  • Lesiones neurológicas: Por compromiso de troncos nerviosos, sea por la contusión que provocó la fractura o directamente por los extremos óseos desplazados que comprimen, contusionan, elongan o seccionan el nervio. Son clásicos los ejemplos:
  • Lesión del radial en fractura de la diáfisis humeral.
  • Lesión del ciático poplíteo externo en fractura del cuello del peroné. Lesión de la médula espinal en fractura de columna.
  • Lesiones vasculares: Una arteria puede sufrir lesiones de diversa naturaleza. Cualquiera que sea, el compromiso vascular debe ser detectado precozmente y resuelto de inmediato. Ignorar la complicación o descuidar su evolución, genera el peligro inminente de necrosis músculo-aponeurótica (necrosis isquémica de Volkman) o gangrena del segmento distal al daño arterial.
  • Espasmo arterial traumático: Sea por la contusión que provocó la fractura, por los extremos óseos desplazados o por un tercer fragmento proyectado sobre la arteria.
  • Contusión arterial: Con trombosis por ruptura de la íntima, que genera además un espasmo que agrava aún más el problema circulatorio. Compresión, desgarro o sección de la pared de la arterial que determina déficit vascular distal con gangrena de la extremidad. Pseudo-aneurisma (hematoma pulsátil), fístula arteriovenosa. Son clásicos ejemplos de lesiones arteriales:
  • Lesión del tronco femoral por fractura de la metáfisis distal del fémur, desplazando hacia dorsal por acción de los gemelos.
  • Lesión de la arteria tibial posterior por fractura de la metáfisis superior de la tibia, desplazada hacia dorsal.
  • Lesión de la arteria humeral por fractura supra-condílea del húmero.
  • Fractura expuesta: Que lleva implícito el riesgo inminente de la infección del foco de fractura.
  • Alteraciones de la consolidación: Son dos los estados que pueden entorpecer la evolución del proceso reparativo de una fractura:
  • El retardo de la consolidación.
  • La pseudoartrosis.

Son dos procesos diferentes, tanto en su fisiopatología, evolución, pronóstico y tratamiento.
Pero las complicaciones más frecuentes derivadas de la propia fractura, como tales, son las siguientes:

  • Retraso o defectos en la consolidación: Puede existir una consolidación lenta o una consolidación defectuosa, o incluso una consolidación en mala posición, o con acortamiento, con lo que el miembro fracturado no recuperará toda su función.
  • Rigidez articular: Es una complicación frecuente, debida a la inmovilización prolongada de las articulaciones colindantes con la fractura. Estas articulaciones anquilosadas suelen necesitar de ejercicio y rehabilitación para recuperar toda su movilidad. En ocasiones aparecen zonas de miositis osificante , que son zonas de músculo que se transforman en hueso alrededor del foco de fractura, impidiendo un correcto funcionamiento muscular. Se produce más frecuentemente en el codo, aunque también en el hombro, cadera y rodilla.
  • Osteítis y osteomielitis: Son infecciones del hueso, más frecuentes en las fracturas abiertas (aunque raro, también pueden aparecer en fracturas cerradas, por diseminación de los gérmenes a través de la sangre).
  •  Formación de un callo óseo: (Proceso normal de consolidación de una fractura) excesivamente grande, que puede comprimir las estructuras vecinas, causando molestias más o menos importantes.
  • Lesiones de los vasos sanguíneos: Que pueden dar lugar a trombosis arteriales, espasmos vasculares y a la rotura del vaso, con la consiguiente hemorragia. Este tipo de lesiones puede provocar también gangrena seca, debida a la falta de irrigación del miembro afectado.
  • Estiramientos, compresiones y roturas nerviosas, que se pondrán de manifiesto con trastornos de la sensibilidad y alteraciones de la motilidad y la fuerza musculares.
  • Cuando la fractura ha sido articular, puede dejar como secuelas: artritis, artrosis y rigidez posterior de la articulación.
  • Las fracturas que afectan al cartílago de crecimiento en los niños pueden ocasionar la detención del crecimiento del hueso fracturado.
  • Infección de la zona fracturada, cuando en ella se ha producido herida.

Complicaciones tardías

  • Enfermedad tromboembólica.
  • Retracción isquémica de Volkman.
  • Atrofia ósea aguda de Südeck.
  • Necrosis ósea avascular.

Bibliografía:

http://www.ecured.cu/index.php/Fractura_diafisaria_de_la_tibia#Complicaciones

http://escuela.med.puc.cl/publ/OrtopediaTraumatologia/Trau_Secc01/Trau_Sec01_45.html

http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/Lesiones/lesion-osea/fractura-de-tibia.html

http://www.serviciodepromociondelasalud.es/articulos/157-fracturas-de-tibia-y-perone-rehabilitacion

http://www.med.nyu.edu/content?ChunkIID=103493

Fracturas de Rodilla. Fractura de Rótula.

La rótula corresponde al grupo de huesos cortos (patella, de rotula, ruedecilla) (aunque su término más actual y correcto es “patela”) es un hueso de la rotulapierna, siendo el sesamoideo (debido a que está envuelto por el tendón distal del cuadriceps crural) más grande del cuerpo humano. Se encuentra en número par y es un hueso constante. Es corto, esponjoso en forma de triángulo curvilíneo con dos caras, anterior y posterior, una base, un vértice y dos bordes laterales.

Se encuentra en la parte anterior de la rodilla. Su vertice se articula con el fémur. La rótula es un hueso plano y redondeado que se encuentra incluido en el tendón terminal del músculo cuadriceps femoral y está situado por delante de la extremidad inferior del fémur

Actualmente la anatomía comparada lo relaciona como un remanente de un olecranon femoral primitivo como los presentes en los primates menores.

Pueden considerarse en él una cara anterior, una cara posterior, la base, el vértice o apex y dos bordes laterales.

Fracturas de la rótula:

La fractura de la rótula es observada frecuentemente en los servicios de urgencia. Su comportamiento varía en función de la intensidad del trauma. Hay que recordar que la rótula además de desempeñar un papel importante como parte del mecanismo extensor de la rodilla, es un verdadero “parachoque” de la articulación femorotibial.

El desarrollo tecnológico y avance en los medios de transporte, sumado al incremento de la práctica deportiva sobretodo en pacientes con edades cada vez más avanzadas, son los responsables de un incremento en la incidencia de esta fractura respecto a hace algunos años. Por su frecuencia y secuelas invalidantes que resultan de esta lesión, se hace necesario tratarlas rápidamente con un diagnóstico certero.

Clasificación:

Se clasifican según el rasgo de fractura en:rotula1

  • Fractura de rasgo transversal.
  • Fractura conminuta.
  • Fractura de rasgo longitudinal.
  • Mixta.
  • Osteocondral.

Las fracturas de rasgo transversal son las más frecuentes y en ellas predomina un traumatismo indirecto en el cual, además de la fractura de rótula, se produce un importante desgarro lateral de los alerones de la rótula, separándose los fragmentos fracturados, por la contracción del cuádriceps. El rasgo puede comprometer el tercio medio (lo más frecuente), el tercio inferior, que corresponde a las fracturas del vértice inferior de la rótula, o el tercio superior, que son las menos frecuentes de este grupo.

Las fracturas conminutas obedecen a un traumatismo directo, produciendo un estallido de la rótula, al cual también puede combinarse una fuerte contracción del cuádriceps, que separa los fragmentos.

Las fracturas de rasgo longitudinal son las menos frecuentes, y pueden producirse en el medio de la rótula, o como fracturas marginales.

La combinación de fracturas de rasgo transversal y conminuta son frecuentes; especialmente la conminución es del tercio inferior de la rótula.

La fractura osteocondral hace referencia a la afectación esencial del cartílago articular.

Clínica:

El cuadro clínico está determinado por el traumatismo. Al examen encontramos una rodilla aumentada de volumen por la hemartrosis (sangre dentro de lahematrosis articulación, sospechoso de fractura articular); si los fragmentos están separados se palpará una brecha entre ambos. Como hay una discontinuidad del aparato extensor, el enfermo no puede levantar la pierna extendida. Puede haber equímosis por extravasación de la hemartrosis hacia las partes blandas alrededor de la articulación. En caso de ser necesaria una artrocentesis por la hemartrosis a tensión, puede aspirarse sangre con gotas de grasa.

Por tanto, encontramos una rodilla aumentada de volumen, dolor, impotencia funcional, posible deformidad observable y palpable y probable sangrado intraarticular. Se confirmará el diagnóstico con radiografías.

Exploraciones Complementarias:

Las proyecciones estándar anteroposterior y lateral demostrarán el diagnóstico de la fractura. Ocasionalmente pueden ser necesarias proyecciones oblícuas o axiales para demostrar fracturas longitudinales, marginales o fracturas osteocondrales.

fractura_rotula_02

Tratamiento:

Tendrán indicación de tratamiento ortopédico las fracturas no desplazadas. Inmovilización con rodillera de yeso por 4 semanas, seguido de rehabilitación con ejercicios de cuádriceps, y eventual vendaje elástico.

Las fracturas con separación de fragmentos serán de indicación quirúrgica, con el objeto de reducir los fragmentos y fijarlos, logrando una superficie articular rotuliana anatómica. La fijación se puede realizar con cerclaje metálico (lo más habitual), con un sistema de obenque o con tornillos. Deberá repararse la ruptura de los alerones y se mantendrá la rodilla inmovilizada por 3 a 4 semanas. Es muy importante iniciar precozmente los ejercicios de cuádriceps.

En pacientes de mayor edad o en fracturas del tercio inferior conminuta, estará indicada la patelectomía parcial o total, para evitar una artrosis patelofemoral.

Cirugía Rótula:

Se prefiere una incisión longitudinal en la cara anterior de la rodilla afectada proporcionando así una excelente visión de la rótula, del aparato extensor proximal y distal y de la articulación si fuera preciso Cerclaje de alambre como bandas de tensión.

cerclaje rotula

Es el método ideal para el tratamiento de las fracturas transversales de rótula sin conminución basándose en el principio de convertir las fuerzas de tensión en fuerzas de compresión. Este método sirve de sostén en fracturas conminutas aportando la estabilidad necesaria para una correcta consolidación.

Osteosíntesis con tornillos canulados

Está indicada en fracturas transversales o longitudinales sin conminución (fracturas con muchos fragmentos) en aquellos pacientes con buena calidad ósea.

Numerosos estudios consideran que los tornillos interfragmentarios combinados con el cerclaje mejoran significativamente la estabilidad de la fractura si se compara con la utilización de manera aislada de cualquiera de estos métodos. Actualmente se utiliza la visión artroscópica para el diagnóstico de lesiones osteocondrales y para el control de la reducción y posterior osteosíntesis de la fractura. Para la fijación de los fragmentos osteocondrales se pueden emplear agujas biodegradables que no necesitan ser retirados posteriormente.

En las fracturas conminutas se procura la simplificación de la fractura para conseguir un estatus de fractura transversa y lograr una osteosíntesis con bandas de tensión o una osteosíntesis estable.

 Patelectomía parcial

Consiste en retirar una porción de rótula, esta técnica está indicada en los casos en los que no resulta posible la osteosíntesis.

Patelectomía total

Cuando existe un grado tal de destrucción de la rótula que resulta imposible su reconstracción y la del aparato extensor de la rodilla, se considera esta posibilidad, quitar la rótula en su totalidad.

Pronóstico y complicaciones:

De forma objetiva los resultados del tratamiento son buenos o excelentes con los tratamientos  conservadores, en los casos menos graves. Los resultados de las personas sometidas a cirugía con uso de cerclajes, que no se recuperan sin mayores complicaciones está en torno al 80%.

Conforme más complicada es la fractura y requiere de tratamientos más agresivos, patelectomías parciales o totales, el grado de éxito de va reduciendo.

Estas son algunas de las complicaciones más frecuentes.

• Rigidez articular: Probablemente la complicación más frecuente, se producen adherencias de los tejidos por la falta de movilidad y la inflamación.  Un programa de fisioterapia enérgica con movilizaciones articulares, cinesiterapia tanto de rodilla en flexión y extensión como movilizaciones laterales y rotula2longitudinales de rótula. Si fuera necesario, en casos de adherencias graves, se harán bajo anestesia, en el ámbito hospitalario.

• Pérdida de reducción: se registra hasta en un 20% de las fracturas intervenidas. Puede ser consecuencia de una técnica quirúrgica inapropiada, mala calidad ósea, movilización activa precoz o pacientes poco colaboradores. La inmovilización hasta que consolide la fractura suele ser suficiente aunque puede ser necesario reintervenir al paciente si el desplazamiento y la incongruencia articular son inaceptables.

• Intolerancia al material de osteosíntesis: muy frecuente al utilizar los cerclajes de alambre, ya que provocan irritación capsular, tendinosa o dérmica. La retirada del material alivia los síntomas y llega a ser necesaria en un 15% de estos casos.

• Pseudoartrosis: se observa en un 3% del total de las fracturas de rótula, incluyendo las tratadas ortopédica y quirúrgicamente. Cuando el desplazamiento supera los 4 mm, sobre todo en pacientes jóvenes, se debe considerar una revisión quirúrgica y valoración del cartílago articular para decidir qué técnica emplear.

• Infección: es una complicación derivada del tratamiento quirúrgico y de las fracturas abiertas. La terapia antibiótica, el desbridamiento amplio y el lavado de la herida es el tratamiento de elección.

• Artrosis postraumáticas: la artrosis y el dolor femoro-rotuliano son complicaciones tardías como consecuencia del daño articular en el momento de la fractura o la incongruencia residual tras el tratamiento.

Recomendaciones Adicionales:

  • Se recomienda utilizar calzado cómodo, cerrado y que sujete el pie.
  • Procure evitar las caídas preparando el domicilio antes de la cirugía: retirar alfrombras y cables, añadir sujeciones en el baño…
  • Debe caminar ayudado/a de andador/muletas que le permitan realizar una descarga del 50% de su peso sobre la rodilla operada durante las 2 primeras semanas.
  • Dentro de su inmovilización es importante realizar ejercicios de contracción muscular.
  • Al menos 6 veces al día debe practicar ejercicios movilizando las articulaciones que han dejado libre su articulación.
  • Una vez se retire la inmovilización, es importante realizar ejercicios de flexo-extensión (doblar y estirar) desde una postura de sedestación (sentado) sobre un plano duro y dentro del rango de movimiento que le permita su inmovilización. Sirven los ejercicios que podemos encontrar en: Ejercicios de Rodillas y Rehabilitación tras Prótesis Total de Rodilla
  • Estará más cómodo sentado en sillas altas.
  • Al menos 2 veces al día, deberían practicarle un suave masaje en los miembros inferiores desde el tobillo hasta la ingle si se lo permite su inmovilización.
  • No es aconsejable el encamamiento prolongado.
  • Es necesario mantener un buen nivel de higiene personal.
  • No debe olvidar cumplir la pauta medicamentosa que se le ha prescrito.

Vigile:

  • Si los dedos están azules, pálidos o fríos.
  • Si aparece enrojecimiento o secreción por la herida.
  • Si aparece en el miembro operado sensación de adormecimiento, pinchazos como de agujas y hormigueo.
  • Si tiene fiebre (Tª mayor de 38ºC).
  • Si presenta dolor creciente y constante que no mejora aún cuando toma los analgésicos pautados.

Webs consultadas: