Archivo de la categoría: Sistema Circulatorio

El sistema linfático. Ese gran desconocido.

El sistema linfático es la estructura anatómica que transporta la linfa unidireccionalmente hacia el corazón, y es parte del aparato linfaticocirculatorio. En el ser humano, está compuesto por los vasos linfáticos, los ganglios, los órganos linfáticos o linfoides (el bazo y el timo), los tejidos linfáticos (como la amígdala, las placas de Peyer y la médula ósea) y la linfa.

El sistema linfático está considerado como parte del aparato circulatorio porque está formado por los vasos linfáticos, unos conductos cilíndricos parecidos a los vasos sanguíneos, que transportan un líquido llamado linfa, que proviene de la sangre, tiene una composición muy parecida a la de ésta y regresa a ella. Este sistema constituye por tanto la segunda red de transporte de líquidos corporales.

La linfa es un líquido transparente, de color un tanto blanquecino que recorre los vasos linfáticos y generalmente carece de pigmentos. Se produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial o intercelular, siendo recogida por los capilares linfáticos, que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en conductos (arterias) que se vacían en las venas subclavias.

El sistema linfático cumple cuatro funciones básicas:

  • El mantenimiento del equilibrio osmolar en el “tercer espacio”.
  • Contribuye de manera principal a formar y activar el sistema inmunitario (las defensas del organismo).
  • Recolecta el quilo a partir del contenido intestinal, un producto que tiene un elevado contenido en grasas.

Ganglios Linfáticos:

Los ganglios linfáticos son unas estructuras nodulares que forman agrupaciones en forma de racimos. Son una parte importante del ganglio linfáticosistema inmunitario, ayudando al cuerpo a reconocer y combatir gérmenes, infecciones y otras sustancias extrañas. Son más numerosos en las partes menos periféricas del organismo. Su presencia se pone de manifiesto fácilmente en partes accesibles al examen físico directo en zonas como axilas, ingle, cuello, cara, huecos supraclaviculares y huecos poplíteos. Los conductos linfáticos y los nódulos linfoideos se disponen muchas veces rodeando a los grandes troncos arteriales y venosos aorta, vena cava, vasos ilíacos, subclavios, axilares, etc. Son pequeñas bolsas que se encuentran entre los vasos linfáticos. En los conductos linfáticos se almacenan los glóbulos blancos, más concretamente los linfocitos.

Tejidos y órganos linfáticos:

En el ser humano, los órganos linfáticos o linfoides del sistema linfático son el bazo y el timo; y los tejidos linfáticos o linfoideos son laamígdala, las placas de Peyer, los ganglios linfáticos y la médula ósea, siendo estos los principales.

El bazo tiene la función de filtrar la sangre y limpiarla de formas celulares alteradas. El timo y la médula ósea, cumplen la función de madurar a los linfocitos, que son un tipo de leucocito.

Los distintos órganos linfoides están interconectados por vasos sanguíneos y vasos linfáticos, de modo que se constituye un sistema unitario, entrelazado y bien comunicado. Estos vasos transportan células del sistema inmune, de las cuales el tipo central es el linfocito.

Cuando la presión sanguínea aumenta dentro de los vasos capilares sanguíneos, el plasma sanguíneo tiende a difundirse a través de las linfáticoparedes de los capilares, debido a la gran presión que se ejerce sobre estas paredes. Durante este proceso se pierde gran cantidad de nutrientes y biomoléculas que son transportados por medio de la sangre, creando con esto una descompensación en la homeostasis; es en este instante en donde toma una importancia radical el sistema linfático, ya que se encarga de recolectar todo el plasma perdido durante el episodio de exceso de presión sanguínea y hacer que retorne a los vasos sanguíneos, manteniendo, de esta forma, la homeostasis corporal.

Sin embargo, hay estructuras en las cuales no se encuentra sistema linfático, como la tiroides, el esófago y el hígado. A estos órganos se les denomina “órganos de tejidos blandos”.

Patologías del sistema linfático:

Las manifestaciones más comunes de enfermedad del sistema linfático son:

  • La presencia de adenopatías (hinchazón de los ganglios)
  • La aparición de una forma de edema conocido como linfedema
  • Edema linfodinámico. Aumento de carga linfática por trastornos circulatorios (cardíacos, renal, pre menstrual, traumatismo, quemaduras.)
  • Edema linfostático o linfedema: Es el aumento de proteína y líquido intersticial; fallo linfático.
  • Lipidema. Síndrome de piernas grasosas (tobillo, piernas y cadera).
  • Mixedema. Acumulación de mucopolisacáridos y proteínas en el espacio intersticial, alteraciones glandulares tiroides (cara, nuca, dorso de las manos y de los pies).
  • La linfangitis por una herida punzante en el sistema linfático.
  • Cáncer: El cáncer del sistema linfático se llama linfoma.
  • Controla la concentración de proteínas en el intersticio, el volumen del líquido intersticial y su presión.

linfático1

Artículo de Wikipedia.

Síndrome de las piernas Inquietas (SPI).

Es un trastorno neurológico del movimiento caracterizado por la necesidad irresistible de mover las piernas y por sensaciones desagradables y molestas en las extremidades inferiores, generalmente muy molestas, y que algunos pacientes describen como dolorosas.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALESDEL SPI:

Algunos términos utilizados para describir estas sensaciones son, entre otros, sacudidas, picores, hormigueo,calor, dolor, pinchazos, etc. En algunos SPI1pacientes, las molestias son descritas como una sensación de desasosiego.

  • Los síntomas del SPI se producen, principalmente, cuando el individuo se encuentra en reposo o relajado.
  • Estas molestias se reducen mediante el movimiento voluntario de la zona afectada, al menos mientras dura el movimiento. El alivio puede ser completo o parcial y generalmente empieza al comienzo de la actividad. La mayoría de los pacientes optan por caminar.
  • Los síntomas del SPI empeoran por la tarde y noche, especialmente cuando el individuo se encuentra en reposo.

CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS AL SPI:

Los síntomas asociados al SPI pueden causar dificultad para iniciar y mantener el sueño.Aproximadamente el 80% de las personas con SPI realizan movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño. Estas sacudidas se producen habitualmente con una frecuencia de 20 a 30 segundos durante la noche, a menudo causando continuas interrupciones del sueño.

El SPI es una causa importante de insomnio.Los síntomas del SPI afectan en gran medida a la calidad de vida de los pacientes. La privación crónica del sueño provoca cansancio y disminución de la capacidad de concentración durante el día. Esto influye enormemente, tanto en la vida profesional como familiar de estas personas, así como en su estado de ánimo.

CAUSA:

La investigación realizada para determinar las causas del SPI es continua y las respuestas son aún limitadas.

El SPI puede tener carácter hereditario. Los investigadores están actualmente analizando las posibles causas genéticas que puedan ser responsables de esta forma del SPI, conocida como SPI primario o familiar.

El SPI puede ser el resultado de otra enfermedad que, cuando se encuentra presente, empeora el SPI subyacente.Se le llama SPI secundario.

Durante el embarazo, particularmente durante los últimos meses, hasta el 20% de las mujeres desarrollan el SPI. Después del parto, a menudo los síntomas desaparecen. No obstante, existe una relación clara entre el número de embarazos y las posibilidades de desarrollar SPI crónico.

La anemia y el bajo nivel de hierro en la sangre están asociados con los síntomas del SPI, como también lo están las enfermedades crónicas tales como la neuropatía periférica (daño en los nervios que transmiten la sensibilidad o que inervan las piernas y pies) y la insuficiencia renal.

Si no existe historial familiar del SPI y no hay enfermedades asociadas subyacentes que causen la afección, se dice que es el SPI idiopático, lo cual quiere decir que no tiene una causa conocida.

Diagnóstico del Síndrome de Piernas Inquietas:

 El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) se puede diagnosticar a través de un sencillo cuestionario, que probablemente le realice su médico de atención primaria, neurólogo o en las Unidades de Sueño.

Los síntomas y el historial médico son claves para un buen diagnóstico.
No existe ninguna prueba de laboratorio que pueda confirmar el diagnóstico del SPI. Sin embargo, un examen médico exhaustivo, puede desvelar problemas tales como la falta de hierro que pudiera estar asociada con el SPI. En algunos casos se requerirá un estudio de sueño nocturno para determinar otras posibles causas asociadas al SPI.

CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO DEL SPI

El diagnóstico del SPI se realiza clínicamente, y requiere de la presencia de estos cuatro criterios:SPI

  1. Necesidad de movimiento de las piernas, que generalmente va acompañado de sensaciones molestas.
  2. Inquietud motora en la extremidades inferiores.
  3. Agravamiento de los síntomas durante el reposo, y mejoría con el movimiento.
  4. Aparición (o exacerbación) de los síntomas por la tarde/ noche.

Aunque no se consideran criterios esenciales, la certeza del diagnóstico aumenta si el paciente además presenta:

  1. Dificultades para iniciar o mantener el sueño.
  2. Exámen neurológico normal.
  3. Historia familiar de Síndrome de Piernas Inquietas.
  4. De realizarse estudio del sueño, presencia de movimientos periódicos en las piernas.

TRATAMIENTO:

 Para alcanzar el tratamiento óptimo del SPI es fundamental que exista una estrecha colaboración/relación entre el paciente y el médico.Además es conveniente llevar una vida saludable, eliminar las sustancias que aviven los síntomas (café, té, etc.), tomar los suplementos vitamínicos (vitamina B) y minerales necesarios (hierro, magnesio, potasio y calcio) y realizar determinadas actividades como caminar, estirarse, tomar baño frío o caliente, etc.

El insomnio y el cansancio general tienden a empeorar los síntomas del SPI, por lo que llevar a cabo una vida ordenada (acostarse y levantarse a la misma hora y tener un ambiente de sueño tranquilo) debe ser un primer paso para aliviar estos síntomas.

En cualquier caso, eltratamiento farmacológico puede resultar necesario. Algunas de las opciones terapéuticas actuales son las siguientes:

Agentes Dopaminérgicos.

El tratamiento principal y de primera línea del SPI se realiza mediante agentes dopaminérgicos: básicamente agonistas receptores de dopamina, como son el pramipexol y el ropirinol. Todos estos fármacos son de prescripción médica y suelen recetarse en dosis bajas e incrementándose muy lentamente para así disminuir posibles los efectos secundarios, como son las nauseas, y la hipotensión.

Sedantes:

Los agentes sedantes son escasamente afectivos para aliviar los síntomas del SPI durante la noche. Se toman bien a la hora de acostarse, además de un agente dopaminérgico, o lo toman las personas que tienen síntomas primarios a la hora de acostarse.

Su principal problema es la posibilidad de sedición diurna, problemas sobre la memoria, y caídas. Es más, no es infrecuente que la utilización prolongada de sedantes, sobre todo si son de tipo benzodiacepínico, produzca problemas de dependencia.

Analgésicos:

Los analgésicos se utilizan en su mayoría para gentes con SPI con síntomas de inquietud graves. Algunos ejemplos de medicamentos son la codeína, el propoxifeno, y la metadona.

Su principal riesgo es la posibilidad de adicción, sobre todo si se utilizan a dosis altas. Además su utilización es complicada en pacientes con problemas respiratorios.

Anticonvulsionantes.

Estos fármacos son particularmente efectivos para pacientes que padecen síndromes dolorosos asociados con el SPI, o que no responden a los fármacos dopaminérgicos.

 

VIVIR CON LA ENFERMEDAD:

Edad de aparición.

Diversos estudios realizados muestran que entre el 5 y el 10% de la población de entre 18 y 65 años padece esta enfermedad. Esta cifra es aún más elevada en las personas más mayores, situándose entre el 15 y el 20%.Aunque el SPI se diagnostica normalmente en personas de mediana edad, en muchas personas con SPI, particularmente en aquellas con SPI primario, con frecuencia el origen de los síntomas se remonta a la infancia. Las molestias pueden haber sido llamados inicialmente dolores de crecimiento, o quizá se ha creído que los niños eran hiperactivos porque tenían dificultades a la hora de permanecer tranquilamente sentados.

Desarrollo de la enfermedad.

Los síntomas del SPI empiezan a producirse o empeoran cuando el individuo que los sufre se encuentra en reposo, especialmente por la tarde y por la nocheSPI2 cuando la persona afectada se encuentra tumbada. Cuanto más largo es el periodo de descanso, más probable es que se produzcan y más acusados sean los síntomas. Los síntomas del SPI pueden causar dificultad a la hora de iniciar y mantener el sueño. Aproximadamente el 80% de las personas con SPI experimentan movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño. Éstas son sacudidas que se producen habitualmente con una frecuencia de 20 a 30 segundos (entre su aparición y desaparición) a lo largo de la noche, a menudo causando despertares parciales que interrumpen el sueño.

Consecuencia de la enfermedad.

El insomnio es la principal consecuencia del Síndrome de Piernas Inquietas. Aproximadamente, el 80% de las personas con SPI experimentan movimientos periódicos de las extremidades inferiores durante el sueño.

Como consecuencia de las dificultades que puede experimentar la persona afectada a la hora de dormirse o permanecer dormido/a por la noche, quizás se encuentre más cansado /a de lo normal o tenga dificultad para concentrarse durante las horas en que esté despierto.

La privación crónica de sueño y el efecto resultante que esto produce en la capacidad de concentración durante el día pueden afectar a su capacidad de trabajo, a su capacidad de participar en actividades sociales y de ocio. Asimismo, puede causarle cambios de humor que pueden afectar a sus relaciones personales.

Aspectos que dañan la calidad de vida de los pacientes con SPI.

El Síndrome de Piernas Inquietas puede llegar a afectar, en gran medida, a la calidad de vida de los pacientes ya que impide conciliar o mantener el sueño y produce síntomas sensitivos desagradables cuando el paciente se relaja.

La privación crónica del sueño puede afectar de modo negativo a la capacidad de concentración y de trabajo, así como la capacidad para conducir, tomar parte en actividades sociales o de disfrutar del tiempo libre. Los pacientes con SPI no solo sufren por los síntomas derivados del síndrome, sino también padecen las consecuencias de un mal diagnostico.

El cuadro suele ser crónico, y en los enfermos severos, la calidad de vida puede verse muy afectada. Un reciente estudio norteamericano cifraba en 5-8 horas de trabajo que las personas afectadas perdían cada semana por esta dolencia.

Cambios en el estilo de vida que ayudan a quienes sufren de SPI.

Elegir un estilo de vida saludable, eliminar las sustancias que facilitan los síntomas (café, té y refrescos excitantes), tomar los suplementos vitamínicos (vitamina B) y minerales necesarios (hierro, magnesio, potasio y calcio) y ocuparse en actividades autodirigidas (caminar, estirarse, tomar baños fríos o calientes, etc)

La fatiga y la somnolencia tienden a empeorar los síntomas del SPI, por lo que llevar a cabo un programa de buena higiene de sueño ( acostarse y levantarse a la misma hora, y, a poder ser, horarios con los síntomas, tener un entorno de sueño tranquilo y cómodo) debería ser un primer paso para resolver sus síntomas.

En los últimos años se ha producido una auténtica revolución en el tratamiento de esta enfermedad, haciendo que en la inmensa mayoría de los casos, el cuadro tenga una solución eficaz bajo la utilización de sustancias dopaminergicas. Una vez eliminadas las molestias, las personas afectadas notan en poco días una mejoría del sueño y de su calidad de vida.

 

Consejos prácticos:

Hable sobre el SPI. El paciente ha de decidir si desea decirles a sus conocidos que padece la enfermedad. Es recomendable hablar abiertamente con la familia sobre los cambios que esta patología provoca en sus vidas. Un profesional puede proporcionar asesoramientos sobre el modo de adaptarse a estos cambios.

No luche contra el cuadro. Si intenta suprimir la necesidad de moverse puede que los síntomas empeoren aún más. Un buen programa de ejercicios puede ayudar al organismo a enfrentarse mejor con la enfermedad. El ejercicio regular puede mantener la flexibilidad, propiciar una buena postura, conservar los músculos fuertes y las articulaciones ágiles. El ejercicio también puede proporcionar una sensación de éxito y control sobre la enfermedad.

Escriba un diario del sueño. Tenga un registro de los medicamentos y estrategias que le ayudan o alivian en su batalla contra el SPI y compártala con su médico.

Ocupe la mente. Si mantiene la mente activa puede que los síntomas del SPI disminuyan.

Póngase más alto. Puede encontrarse más cómodo/a si eleva el escritorio o las estanterías a una altura que le permita estar de pie mientras trabaja o lee.

Comience y acabe el día con estiramientos.Las terapias complementarias pueden ayudar física y emocionalmente con el SPI. Por ejemplo, el yoga, el tai chi, AESPIla musicoterapia y acupuntura. Algunas veces, estas terapias se ofrecen como parte de un proceso de rehabilitación de la enfermedad.

Ayude a otras personas. Existen grupos de apoyo que reúnen a los miembros de la familia con personas afectadas por el SPI.

Información extraída de la web de la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI).

El Síndrome Compartimental.

Síndrome compartimental

El síndrome compartimental es una afección seria que implica aumento de la presión en un compartimento muscular. Puede llevar a daño en nervios y músculos, al igual que problemas con el flujo sanguíneo.

Causas

Capas gruesas de tejido, denominadas fascia, separan grupos de músculos entre sí en los brazos y en las piernas. Dentro de cada capa de fascia se encuentra un espacio confinado, llamado compartimento, que incluye tejido muscular, nervios y vasos sanguíneos. La fascia rodea estas estructuras de manera similar a como los cables están cubiertos por un material aislante.

La fascia no se expande, de manera que cualquier inflamación en un compartimento ocasionará aumento de presión en esa área, lo cual ejercerá presión sobrefascia1 los músculos, los vasos sanguíneos y los nervios. Si esta presión es lo suficientemente alta, el flujo de sangre al compartimento se bloqueará, lo cual puede ocasionar lesión permanente en los músculos y los nervios. Si la presión se prolonga durante un tiempo considerable, el músculo puede morir, el brazo o la pierna no funcionarán más y posiblemente sea necesario amputarlos.

La inflamación que lleva al síndrome compartimental ocurre a raíz de traumatismo, como un accidente automovilístico o una lesión por aplastamiento, o cirugía. La hinchazón también puede ser causada por fracturas complejas o lesiones a tejidos blandos debidas a traumatismo, o por quemaduras graves.

El síndrome compartimental prolongado (crónico) puede ser causado por actividades repetitivas como correr, lo cual incrementa la presión en un compartimento únicamente durante esa actividad.

El síndrome compartimental es más común en la parte inferior de la pierna y en el antebrazo, aunque también puede presentarse en la mano, el pie, el muslo y en la parte superior del brazo.

Síntomas

El síndrome compartimental causa dolor intenso que no desaparece cuando uno toma analgésicos o eleva el área afectada. En los casos más serios, los síntomas pueden abarcar:

  • Disminución de la sensibilidad
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Palidez de la piel
  • Dolor intenso que empeora
  • Debilidad
  • En general, sígnos y síntomas relacionados con la pérdida de irrigación e inervación.

Pruebas y exámenes

Un examen físico revelará:

  • Dolor al presionar el área.
  • Dolor intenso al mover el área afectada (por ejemplo, una persona con síndrome compartimental en el pie o en la parte inferior de la pierna experimentaráfascia3 dolor intenso al mover los dedos de los pies hacia arriba y hacia abajo).
  • Hinchazón en el área.

Para confirmar el diagnóstico, el médico o el personal de enfermería posiblemente tengan que medir directamente la presión en el compartimento. Eso se hace empleando una aguja que va pegada a un medidor de presión, la cual se coloca dentro del área del cuerpo. Este examen se debe realizar durante y después de una actividad que ocasione dolor.

Tratamiento

Se requiere cirugía inmediatamente en casos muy avanzados o en situaciones de emergencia como en quemaduras. El hecho de demorar la cirugía puede llevar a fascia2un daño permanente.

Se hacen incisiones quirúrgicas largas a través del tejido muscular con el fin de aliviar la presión (fasciotomías). Las heridas se pueden dejar abiertas (cubiertas con un apósito estéril) y cerrarlas durante una segunda cirugía, generalmente de 48 a 72 horas más tarde.

Es posible que se requieran injertos de piel para cerrar la herida.

Si el problema lo está ocasionando un yeso o un vendaje, se debe aflojar o cortar el apósito para aliviar la presión.

Si el causante son actividades físicas extenuantes, se prescribirá reposo y la recomendación de realizar aplicaciones de crioterapia al finalizar la actividad, para reducir el flujo sanguíneo de la zona y reducir la posible inflamación que pueda llevar a un síndrome compartimental.

Expectativas (pronóstico)

Con un diagnóstico y tratamiento oportunos, el pronóstico es excelente para la recuperación de los músculos y nervios que se encuentran dentro del compartimento. Sin embargo, el pronóstico general estará determinado por la lesión que lleva al síndrome.

Si el diagnóstico se retrasa, se puede presentar una lesión permanente en el nervio y pérdida de la función muscular. Esto es más común cuando la persona lesionada está inconsciente o demasiado sedada y es incapaz de quejarse del dolor. La lesión permanente del nervio puede ocurrir después de 12 a 24 horas de compresión.

Posibles complicaciones

Las complicaciones abarcan lesión permanente a los nervios y los músculos que puede llegar a deteriorar su desempeño de manera dramática.

En casos más severos, se puede requerir la amputación.

Texto extraído de la enciclopedia Médica Medline Plus.

Varices en Miembros Inferiores.

DEFINICIÓN

Las varices son una enfermedad que afecta a las venas de las piernas.varices

Es debido a diversos factores, que las venas se ensanchan, dilatan y se vuelven tortuosas. Esto provoca problemas de circulación sanguínea que pueden ser muy perjudiciales para la salud además de lo antiestético de las varices.

Las personas que sufren de varices, tienen pesadez de piernas, calambres, picores e incluso fuertes dolores.

Una de cada diez personas padece de varices, siendo más frecuentes en las mujeres, sobre todo por efecto de los embarazos y las hormonas.

Las varices se forman por un mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas. Estas válvulas, ayudan a que la sangre siga su camino hacia el corazón.

TIPOS

Las varices afectan al 40-60% de las mujeres y al 15-30% de los hombres. Distinguimos tres grados o tipos de varices según su tamaño.

Otra clasificacion tambien considera que las varices pueden ser clasificadas como primarias (95%) o secundarias (cuando se desarrollan como vías colaterales de flujo sanguíneo cuando se ha producido una interrupción del mismo en otros territorios venosos como es el caso de las de trombosis venosas profundas).

 

varices_grado1

GRADO I

Generalmente tan sólo son un problema de tipo estético, aunque en determinadas ocasiones, pueden producir sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

Estallido de cohete o cabeza de medusa; generalmente estas varices no presentan ningún tipo de sintomatología razón por la cual y de una manera equívoca no se le presta frecuentemente atención por parte del paciente.

Afectan específicamente el aspecto estético.

GRADO IIvarices_grado2

Este tipo de varices son más visibles, dilatadas y tortuosas. Un alto porcentaje de los pacientes presentan sintomatología.

Es importante comentar que en las varicesGrado I y II el tratamiento es exclusivamente médico, evitando así el tratamiento quirúrgico.

Este tipo de varices ya empieza a ser un problema para la salud. Normalmente con la edad, suelen producir flebitis superficiales dolorosas, o pequeñas varicorragias (sangrado de una vena)

GRADO III

Son las más visiblemente antiestéticas, y las que hombres (porque también los hombres padecen de várices) y mujeres pueden llegar a padecer, si estas no son varices_grado3tratadas a tiempo.

Aparecen luego de mucho tiempo de tener varices grado dos, y que denotan un fallo extremo en las válvulas principales ó mayores del sistema venoso superficial ó comunicante.

Las venas son sometidas a un reflujo y presiones extremas para llevar la sangre en contra de la gravedad, y la consecuencia a esperar es un estiramiento y aumento de su diámetro.

GRADO IV

Son iguales que las de grado III, pero además se acompañan de una serie de complicaciones que veremos en el apartado de complicaciones, como trastornos del trofismo de la piel, aparación de úlceras…

CAUSAS

Varices: El origen de su aparición

Las varices, como muchas otras enfermedades, no están ligadas a un fenómeno casual una fatalidad del destino. Sino que es todo lo contrario.

Su aparición es el resultado de una serie de factores causales, algunos controlables – como la obesidad – y otros no tanto – como lo es el factor hereditario.

En base de nuevo a diferentes lecturas que hemos realizado podemos explicar los factores mas preponderantes en la aparición de las varices, realizando un viaje imaginario a través de la evolución y el crecimiento del ser humano.

El origen de las varices. La Bipedestación

Según la teoría de la evolución de las especies, el hombre – primitivamente animal cuadrúpedo en el curso de la evolución antropológica – fue irguiéndose hasta tomar definitivamente la posición de pie.

De esta manera aumentó substancialmente la presión hidrostática contra la que tiene que luchar el sistema venoso para cumplir su función de retornar la columna sanguínea al corazón y esto debió de originar la aparición de las primeras varices en el ser humano.

Varices – Factor Hereditario

El hombre – como todo ser vivo – se reproduce según un esquema genético preestablecido.Es, pues, la herencia el segundo factor causante de la aparición devarices.

Varices – Su relación con el Sexo

Es sabido que las varices son mas bien una enfermedad que ataca a las mujeres por sobre los hombres.
Según numerosos estudios la afeccion de varices en mujeres es 5 a 1 sobre los hombres

Las Varices y el Factor Hormonal

La menarca – que es el primer período menstrual de la mujer – da inicio a las primeras manifestaciones patológicas consistentes en la aparición de pequeñas varices y derrames, principalmente en las jovencitas predispuestas genéticamente. Los ciclos menstruales actúan directamente sobre las venas mediante las hormonas.

Las Varices y el Embarazo

Marca un antes y un después en el desarrollo de las varices. A raíz de los cambios que se producen en nuestro cuerpo con la aparición de un embarazo, las venas padecen la influencia de tres factores que actúan negativamente sobre su integridad: el gran aumento hormonal que acompaña a la gestación, la compresión del útero grávido sobre las grandes venas y la tendencia al excesivo aumento de peso. Estos tres factores inciden de una manera muy considerable en la aparición de varices durante el embarazo.

Las Varices y la Obesidad

El exceso de peso también produce un excesivo trabajo de nuestro torrente sanguíneo y por ende a raíz de esta insuficiencia venosa derivada del exceso de peso dan origen a la aparición de varices.

Las Varices y la Menospausia

El desequilibrio hormonal, común en esta época, es la causa de las alteraciones venosas que ya a esta altura de la vida de una mujer dan origen a la aparición de varices de mayor magnitud.

COMPLICACIONES

En terminos generales las principales complicaciones que sobrevienen con las varices son la Tromboflebitis, la fleborragia o sangrado de la variz, la atrofia blanca y las ulceraciones varicosas.

1. Tromboflebitis: Estas a su vez se pueden dividir en dos grupos atendiendo a su presentación y gravedad.

a. Tromboflebitis superficiales: Localizadas en las venas superficiales son de pronóstico leve y rara vez se complican con procesos de alta gravedad como la embolia pulmonar. Pueden estar producidas por infecciones  o por procesos de hipercoagulación como el embarazo o la toma de anticonceptivos. Se manifiestan clínicamente por inflamación, enrojecimiento local y dolor o hiperestesia cutánea. A veces da fiebre. Se nota en la palpación la induración del cordón venoso.patologia-varicosa-larga-evolucion

b.  Tromboflebitis Profundas: Afectan al sistema venoso profundo y son las causantes de las complicaciones graves como la embolia pulmonar (es la primera causa de Embolismo Pulmonar) por lo que se convierte en un proceso serio. Se manifiesta con dolor, edema y enrojecimiento de la zona, y, a veces, su primera manifestación es la embolia pulmonar. Su diagnóstico se basa en Eco-Doppler, pletismografía o flevografía.

2. – Varicorragia: Es el sangrado de la variz. A veces en copioso y la sangre fluye en sabana, es decir, de manera lenta y continua. Es necesario el taponamiento y el vendaje oclusivo.

3. – Atrofia Blanca: Es la atrofia de la piel que se torna en pálida y brillante como si de una película de plástico se tratase. Es un proceso crónico e irreversible.

4. – úlceras varicosas: Son pequeñas ulceraciones que se producen en el seno de la variz y que sangran con facilidad. Son procesos de curación tórpida y lenta que requieren muchos cuidados y curas frecuentes con vendaje compresivo y aplicación de pomadas epitelizantes tópicas.

 RECOMENDACIONES PARA EVITAR APARICIÓN DE VARICES

• Evitar el uso de calzado con tacones altos o demasiado plano, o ropa muy ajustada.
• Pueden utilizarse vendas elásticas compresivas.
• Realizar duchas calientes en las piernas (a 38ºC), seguidas de duchas frías, alternando unos minutos de calor con otros de frío.
• Realizar una dieta balanceada, pobre en calorías y rica en fibras.
• Evitar una permanencia prolongada de pie sin moverse o estar sentado durante mucho tiempo con las piernas cruzadas.
• Hacer breves caminatas.
• Realizar masajes, con las piernas en alto, desde el tobillo hasta la rodilla.
• Evitar los ambientes con altas temperaturas.
• Elevar las piernas al mediodía durante media hora, aproximadamente.
• Dormir con los pies ligeramente levantados.
• Practicar ejercicio físico.
• Acudir al médico, quien evaluará el caso e indicará el tratamiento y la medicación adecuados.

TRATAMIENTO

Farmacológico:

Nombraremos algunos de los medicamentos para las varices mas utilizados en el mercado.

  • Analgésicos y antiinflamatorios para el tratamiento de las varices: Su función es reducir la inflamación y hacer que ceda el dolor que producen las varices. Su utilización es a veces necesaria cuando se realizan tratamientos sobre venas varicosas de gran tamaño o cuando se realizan las safenectomías, durante algunas horas posteriores a la intervención.
  • Anticoagulantes para el tratamiento de las varices: Los procesos de trombosis venosa profunda son tratados con anticoagulantes
  • Corticoides para el tratamiento de las varices: Están indicados en las afecciones dermatológicas alérgicas, eccemas y en la celulitis indurativa, que es un proceso degenerativo que acompaña a la insuficiencia venosa crónica y por el cual el tejido subcutáneo es reemplazado por una masa esclerosante dura, leñosa y por nervios. Si este proceso no se detiene, termina irremediablemente en una úlcera.
  • Antibióticos para el tratamiento de las varices: Están indicados cuando las úlceras se infectan. También en caso de erisipela. Se eligen de acuerdo al germen responsable de esta complicación y a la tolerancia del paciente.

Quirúrgico:

Con respecto al tratamiento quirúrgico para eliminar las varices podemos decir que existe una cirugía convencional y una técnica más moderna que ha tomado gran auge en Europa y se está imponiendo lentamente en nuestro medio.

Esta última cirugía para eliminar las varices se denomina microcirugía o cirugía por mini – incisiones (que es el termino correcto).

El tratamiento quirúrgico para la eliminación de las varices, que consiste teóricamente en la supresión radical de la red venosa superficial enferma mediante la extirpación del mayor numero de varicesposible, queda actualmente descalificado por dos razones: una estética y otra de eficacia, ya que no impide las varices recaídas.

Sin embargo, en algunos casos el tratamiento quirúrgico conserva plena validez y es cuando existe una insuficiencia de la vena safena interna, – que es una vena larga que corre desde el pie, por toda la parte interna del muslo, hasta la ingle -. En estos casos la vena afectada puede removerse con una intervención quirúrgica simple, no mutilante, que se conoce como “stripping”.

Microcirugía: La microcirugía o cirugía por miniincisiones para eliminar las varices tiene cinco ventajas importantes sobre la cirugía convencional:

  • El paciente deambula a las dos horas de la intervención, retornando a sus tareas habituales al día siguiente.
  • Se realiza con anestesia local, evitando los posibles riesgos de una anestesia general.
  • Sólo se tratan los trayectos enfermos, respetándose las venas sanas. Esto es muy importante si tenemos en cuenta que para realizar los bypass arteriales (Técnicas actualmente muy comunes en los Servicios de Cirugía Vascular y Cardíaca), son justamente las venas el mejor material para los injertos arteriales.
  • Es económica, porque no requiere la internación del paciente
  • Es estética, ya que las pequeñas incisiones son prácticamente invisibles.

Todas estas ventajas hacen que se prefiera cada vez más este procedimiento dentro de los métodos quirúrgicos utilizados para la eliminación de las varices.

A diferencia de la operación de “arrancamiento” de la red venosa, en la microcirugía se mantienen todas las venas, incluídas las venas varicosas (varices). Es decir, la vena varicosa ya no se extirpa sino que a través de pequeños cortes se intenta rehabilitar para que funcione correctamente. Esta es quizás la mayor ventaja de la microcirugía frente a la cirugía de stripping.

Alternativas a cirugía:

METODO “VARILASER” PARA ELIMINAR LAS VARICES

El Metodo VARILASER consiste en la aplicacion puntiforme de un haz de rayos laser sobre la vena a tratar. Esta accion selectiva del rayo laser sobre la vena hace laservaricesque esta se caliente y acabe coagulandose, consiguiendose los objetivos comunes a todo tipo de esclerosis: el cierre de la circulacion sanguinea por esa vena y por tanto la desaparicion visual de la misma en un plazo de cuatro a doce semanas.

METODO “ESPUVAR” PARA ELIMINAR LAS VARICES

Por otro lado, a partir de experiencias personales, el Dr. Contreras ha desarrollado un novedoso metodo para la utilizacion de esclerosantes espumosos, al que hemos denominado ESPUVAR.

Consiste en la inyeccion lenta y controlada de una solucion esclerosante micronizada en una vena varicosa, hasta conseguir su esclerosis total o parcial y por tanto su aislamiento de la circulacion venosa de los miembros inferiores.

La formula magistral utilizada permite unos resultados incomparables a cualquier otra sustancia esclerosante. Ademas , permite trabajar sobre venas de gran grosor, habitualmente abocadas a la cirugia.

Existen muchas más opciones de tratamiento para las varices pero por no extender más este artículo os dejo el enlace de la página donde se ha extraído esta información por si estáis interesados en profundizar más en el tema. Mundovarices

 

El aparato Circulatorio. Conceptos Básicos.

El aparato circulatorio o sistema circulatorio es la estructura anatómica compuesta por el sistema cardiovascular que conduce y hace circular la sangre por todo el cuerpo, y por el sistema linfático que conduce la linfa unidireccionalmente hacia el corazón. En el ser humano, el sistema cardiovascular está formado por el corazón, los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) y la sangre, y el sistema linfático que está compuesto por los vasos linfáticos, los ganglios, los órganos linfáticos (el bazo y el timo), la médula ósea y los tejidos linfáticos (como la amígdala y las placas de Peyer) y la linfa.Circulacionbasica

La sangre es un tipo de tejido conjuntivo fluido y especializado, con una matriz coloidal líquida, una constitución compleja y de un color rojo característico. Tiene una fase sólida (elementos formes, que incluye a los leucocitos (o glóbulos blancos), los eritrocitos (o glóbulos rojos) , las plaquetas y una fase líquida, representada por el plasma sanguíneo.

La linfa es un líquido transparente que recorre los vasos linfáticos y generalmente carece de pigmentos. Se produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial o intercelular, y es recogida por los capilares linfáticos, que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en conductos que se vacían en las venas subclavias.

La función principal del aparato circulatorio es la de pasar nutrientes (tales como aminoácidos, electrolitos y linfa), gases, hormonas, células sanguíneas, etc., a las células del cuerpo, recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exhalado en los pulmones, rico en dióxido de carbono (CO2). Además, defiende el cuerpo de infecciones y ayuda a estabilizar la temperatura y el pH para poder mantener la homeostasis.

Para comenzar a comprender el funcionamiento del sistema circulatorio, comenzaremos por ver el corazón.

Corazón

En los humanos y en los vertebrados superiores, el corazón está formado por cuatro cavidades:

  • aurícula derechacorazon1
  • aurícula izquierda
  • ventrículo derecho
  • ventrículo izquierdo

El lado derecho del corazón bombea sangre carente de oxígeno procedente de los tejidos hacia los pulmones donde se oxigena; el lado izquierdo del corazón recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la impulsa a través de las arterias a todos los tejidos del organismo. La circulación se inicia al principio de la vida fetal. Se calcula que una porción determinada de sangre completa su recorrido en un periodo aproximado de un minuto.

Circulación pulmonar o menor

Cuando la aurícula derecha se contrae, impulsa la sangre a través de un orificio hacia el ventrículo derecho. La contracción de este ventrículo conduce la sangre hacia los pulmones, a través de la arteria pulmonar, es la única arteria que conduce sangre no oxigenada. La válvula tricúspide evita el reflujo de sangre hacia la aurícula, ya que se cierra por completo durante la contracción del ventrículo derecho.

circulacion menorEn su recorrido a través de los pulmones, la sangre se oxigena, es decir, se satura de oxígeno. Después regresa al corazón por medio de las cuatro venas pulmonares que desembocan en la aurícula izquierda, de igual forma, éstas venas son las únicas del cuerpo que transportan sangre oxigenada.

Cuando esta cavidad se contrae, la sangre pasa al ventrículo izquierdo y desde allí a la aorta gracias a la contracción ventricular. La válvula bicúspide o mitral evita el reflujo de sangre hacia la aurícula y las válvulas semilunares o sigmoideas, que se localizan en la raíz de la aorta, el reflujo hacia el ventrículo. En la arteria pulmonar también hay válvulas semilunares o sigmoideas.

Ramificaciones

La aorta se divide en una serie de ramas principales que a su vez se ramifican en otras más pequeñas, de modo que todo el organismo recibe la sangre a través de un proceso complicado de múltiples derivaciones. La aorta es la arteria de mayor calibre de todo el cuerpo, inicialmente asciende a su salida del corazón, para posteriormente incurvarse en el llamado cayado de la aorta a la altura del “cuello” y pasar a ser descendiente. Antes de descender dará dos ramas grandes, las arterias carótidas que llevarán la sangre a la cabeza y otras dos ramas que llevarán la sangre a los miembros superiores, las arterias subclavias.

En su recorrido descendiente a nivel lumbar se divide en dos ramas, las íliacas primitivas, que se dirigen una a cada pierna, aquí se dividirán en más ramas que ahora no vamos a detallar.

Las arterias menores se dividen en una fina red de vasos aún más pequeños, los llamados capilares, que tienen paredes muy delgadas. De esta manera la sangre entra en estrecho contacto con los líquidos y los tejidos del organismo.

vasossanguineos
capilares

 

 

 

 

 

 

En los vasos capilares la sangre desempeña tres funciones: libera el oxígeno hacia los tejidos, proporciona a las células del organismo de nutrientes y otras sustancias esenciales que transporta, y capta los productos de deshecho de los tejidos. Después los capilares se unen para formar venas pequeñas. A su vez, las venas se unen para formar venas mayores, hasta que, por último, la sangre se reúne en la vena cava superior e inferior y confluye en el corazón completando el circuito.

Circulación portal

Además de la circulación pulmonar y sistémica descriptas, hay un subtipo de circulación, un sistema auxiliar del sistema venoso que recibe el nombre de circulación portal. Es la encargada del aporte sanguíneo al hígado.

portaUn cierto volumen de sangre procedente del intestino confluye en la vena porta y es transportado hacia el hígado. Aquí penetra en unos capilares abiertos denominados sinusoides, donde entra en contacto directo con las células hepáticas.

En el hígado se producen cambios importantes en la sangre, vehículo de los productos de la digestión que acaban de absorberse a través de los capilares intestinales. Las venas recogen la sangre de nuevo y la incorporan a la circulación general hacia la aurícula derecha.

A medida que avanza a través de otros órganos, la sangre sufre más modificaciones.

Circulación coronaria

La sangre procedente de todo el organismo llega a la aurícula derecha a través de dos venas principales: la vena cava superior y la vena cava inferior.Coronarias

La circulación coronaria irriga los tejidos del corazón aportando nutrientes, oxígeno y, retirando los productos de degradación. En la parte superior de las válvulas semilunares, nacen de la aorta dos arterias coronarias. Después, éstas se dividen en una complicada red capilar en el tejido muscular cardiaco y las válvulas.

La sangre procedente de la circulación capilar coronaria se reúne en diversas venas pequeñas, que después desembocan directamente en la aurícula derecha sin pasar por la vena cava.

Estas arterias son las que se ven comprometidas en los IAM y angina de pecho, lo que puede provocar la interrupción de flujo sanguíneo al músculo cardíaco, provocando lesiones irreparables, el músculo cardíaco no se recupera, es sustituido por tejido fibroso con menor capacidad elástica

Función cardíaca

La actividad del corazón consiste en la alternancia sucesiva de contracción (sístole) y relajación (diástole) de las paredes musculares de las aurículas y los ventrículos.

Durante el periodo de relajación, la sangre fluye desde las venas hacia las dos aurículas, y las dilata de forma gradual. Al final de este periodo la dilatación de las aurículas es completa. Sus paredes musculares se contraen e impulsan todo su contenido a través de los orificios auriculoventriculares hacia los ventrículos.

Este proceso es rápido y se produce casi de forma simultánea en ambas aurículas. La masa de sangre en las venas hace imposible el reflujo. La fuerza del flujo de la sangre en los ventrículos no es lo bastante poderosa para abrir las válvulas semilunares, pero distiende los ventrículos, que se encuentran aún en un estado de relajación. Las válvulas mitral y tricúspide se abren con la corriente de sangre y se cierran a continuación, al inicio de la contracción ventricular.

La sístole ventricular sigue de inmediato a la sístole auricular. La contracción ventricular es más lenta, pero más enérgica. Las cavidades ventriculares se vacían casi por completo con cada sístole. La punta cardiaca se desplaza hacia delante y hacia arriba con un ligero movimiento de rotación. Este impulso, denominado el choque de la punta, se puede escuchar al palpar en el espacio entre la quinta y la sexta costilla.

Después de que se produce la sístole ventricular el corazón queda en completo reposo durante un breve espacio de tiempo. El ciclo completo se puede dividir en tres periodos:

  1. las aurículas se contraen
  2. se produce la contracción de los ventrículos
  3. aurículas y ventrículos permanecen en reposo

En los seres humanos la frecuencia cardiaca normal es de 72 latidos por minuto, y el ciclo cardiaco tiene una duración aproximada de 0,8 segundos. La sístole auricular dura alrededor de 0,1 segundos y la ventricular 0,3 segundos. Por lo tanto, el corazón se encuentra relajado durante un espacio de 0,4 segundos, casi la mitad de cada ciclo cardiaco.

En cada latido el corazón emite dos sonidos, que se continúan después de una breve pausa. El primer tono, que coincide con el cierre de las válvulas tricúspide y mitral y el inicio de la sístole ventricular, es sordo y prolongado. El segundo tono, que se debe al cierre brusco de las válvulas semilunares, es más corto y agudo. Las enfermedades que afectan a las válvulas cardiacas pueden modificar estos ruidos, y muchos factores, entre ellos el ejercicio, provocan grandes variaciones en el latido cardiaco, incluso en la gente sana.

La frecuencia cardiaca normal de los animales varía mucho de una especie a otra. En un extremo se encuentra el corazón de los mamíferos que hibernan que puede latir sólo algunas veces por minuto; mientras que en el otro, la frecuencia cardiaca del colibrí es de 2.000 latidos por minuto.

Pulso

pulsosCuando la sangre es impulsada hacia las arterias por la contracción ventricular, su pared se distiende. Durante la diástole, las arterias recuperan su diámetro normal, debido en gran medida a la elasticidad del tejido conjuntivo y a la contracción de las fibras musculares de las paredes de las arterias.

Esta recuperación del tamaño normal es importante para mantener el flujo continuo de sangre a través de los capilares durante el periodo de reposo del corazón. La dilatación y contracción de las paredes arteriales que se puede percibir cerca de la superficie cutánea en todas las arterias recibe el nombre de pulso. Podemos tomar el pulso mediante auscultación, directamente sobre los focos de auscultación cardíacos. O bien lo podemos tomar en arterias cercanas al corazón como en las carótidas, y también es importante saber tomar los pulsos distales que servirán para valorar la fuerza contráctil del corazón o la existencia de interrupciones en alguna arteria (por compresiones, taponamientos, fracturas…). El más común es el pulso radial, que se toma en el extremo distal del brazo, también se toma en arteria femoral, tibial posterior y pedía, las más lejanas del cuerpo.

Los latidos cardíacos

La frecuencia e intensidad de los latidos cardiacos están sujetos a un control nervioso a través de una serie de reflejos que los aceleran o disminuyen. Sin embargo, el impulso de la contracción no depende de estímulos nerviosos externos, sino que se origina en el propio músculo cardiaco.sinusal

El responsable de iniciar el latido cardiaco es una pequeña fracción de tejido especializado inmerso en la pared de la aurícula derecha, el nodo o nódulo sinusal. Después, la contracción se propaga a la parte inferior de la aurícula derecha por los llamados fascículos internodales: es el nodo llamado auriculoventricular. Los haces auriculoventriculares, agrupados en el llamado fascículo o haz de His, conducen el impulso desde este nodo a los músculos de los ventrículos, y de esta forma se coordina la contracción y relajación del corazón.

Cada fase del ciclo cardiaco está asociada con la producción de un potencial energético detectable con instrumentos eléctricos configurando un registrodenominado electrocardiograma.

Capilares

La circulación de la sangre en los capilares superficiales se puede observar mediante el microscopio. Se puede ver avanzar los glóbulos rojos con rapidez en la zona media de la corriente sanguínea, mientras que los glóbulos blancos se desplazan con más lentitud y se encuentran próximos a las paredes de los capilares.

La superficie que entra en contacto con la sangre es mucho mayor en los capilares que en el resto de los vasos sanguíneos, y por lo tanto ofrece una mayor resistencia al movimiento de la sangre, por lo que ejercen una gran influencia sobre la circulación. Los capilares se dilatan cuando la temperaturase eleva, enfriando de esta forma la sangre, y se contraen con el frío, con lo que preservan el calor del organismo.

También desempeñan un papel muy importante en el intercambio de sustancias entre la sangre y los tejidos debido a la permeabilidad de las paredes de los capilares; éstos llevan oxígeno hasta los tejidos y toman de ellos sustancias de desecho y dióxido de Carbono (CO2 ), que transportan hasta los órganos excretores y los pulmones respectivamente. Allí se produce de nuevo un intercambio de sustancias de forma que la sangre queda oxigenada y libre de impurezas.

Tensión arterial

Es la resultante de la presión ejercida por la sangre sobre las paredes de las arterias. La tensión arterial es un índice de diagnóstico importante, en especial de la función circulatoria.

Debido a que el corazón puede impulsar hacia las grandes arterias un volumen de sangre mayor que el que las pequeñas arteriolas y capilares pueden absorber, la presión retrógrada resultante se ejerce contra las arterias. Cualquier trastorno que dilate o contraiga los vasos sanguíneos, o afecte a su elasticidad, o cualquier enfermedad cardiaca que interfiera con la función de bombeo del corazón, afecta a la presión sanguínea.

En las personas sanas la tensión arterial normal se suele mantener dentro de un margen determinado. El complejo mecanismo nervioso que equilibra y coordina la actividad del corazón y de las fibras musculares de las arterias, controlado por los centros nerviosos cerebroespinal y simpático, permite una amplia variación local de la tasa de flujo sanguíneo sin alterar la tensión arterial sistémica.

Para medir la tensión arterial se tienen en cuenta dos valores: el punto alto o máximo, en el que el corazón se contrae para vaciar su sangre en la circulación, llamado sístole; y el punto bajo o mínimo, en el que el corazón se relaja para llenarse con la sangre que regresa de la circulación, llamado diástole.

La presión se mide en milímetros de mercurio(mmHg), con la ayuda de un instrumento denominado esfigmomanómetro. Consta de un manguito de goma inflable conectado a un dispositivo que detecta la presión con un marcador. Con el manguito se rodea el brazo izquierdo y se insufla apretando una pera de goma conectada a éste por un tubo.

Mientras el médico realiza la exploración, ausculta con un estetoscopio aplicado sobre una arteria en el antebrazo. A medida que el manguito se expande, se comprime la arteria de forma gradual. El punto en el que el manguito interrumpe la circulación y las pulsaciones no son audibles determina la presión sistólica o presión máxima. Sin embargo, su lectura habitual se realiza cuando al desinflarlo lentamente la circulación se restablece. Entonces, es posible escuchar un sonido enérgico a medida que la contracción cardiaca impulsa la sangre a través de las arterias.estetoscopio-y-esfigmomanometro-kit-estuche-de-transporte_MLM-O-3141167082_092012

Después, se permite que el manguito se desinfle gradualmente hasta que de nuevo el sonido del flujo sanguíneo desaparece. La lectura en este punto determina la presión diastólica o presión mínima, que se produce durante la relajación del corazón. Durante un ciclo cardiaco o latido, la tensión arterial varía desde un máximo durante la sístole a un mínimo durante la diástole.

¿Porqué se dice que es peor tener alta la tensión arterial baja?

Pues muy sencillo, cualquiera de los dos valores elevados supone un riesgo para la salud de las arterias, pero mientras que la tensión arterial sistólica o alta, hace referencia a la máxima presión que están soportando esas arterias, la tensión arterial diástolica o baja, hace referencia a la presión que soportan las arterias en situación de relajación. Es por esto que si la cifra de “tensión baja”, es elevada, lo que nos está indicando, es que incluso en situación de relajación de la pared arterial, está soportando mucha presión, lo que puede llevar a la lesión de la misma.

Por lo general, ambas determinaciones se describen como una expresión proporcional del más elevado sobre el inferior, por ejemplo, 140/80. Cuando se aporta una sola cifra, ésta suele corresponder al punto máximo, o presión sistólica. Sin embargo, otra cifra simple denominada como presión de pulso es el intervalo o diferencia entre la presión más elevada y más baja. Por lo tanto, en una presión determinada como 160/90, la presión media será 70.

En las personas sanas la tensión arterial varía desde 80/45 en lactantes, a unos 120/80 a los 30 años, y hasta 140/85 a los 40 o más. Este aumento se produce cuando las arterias pierden su elasticidad que, en las personas jóvenes, absorbe el impulso de las contracciones cardiacas. La tensión arterial varía entre las personas, y en un mismo individuo, en momentos diferentes. Suele ser más elevada en los hombres que en las mujeres y los niños; es menor durante el sueño y está influida por una gran variedad de factores.

La presión baja de forma anormal, o hipotensión, se observa en enfermedades infecciosas y debilitantes, hemorragia y colapso. Una presión sistólica inferior a 80 se suele asociar con un estado de shock, aunque no siempre es así. Puede verse afectada por muchos factores, deshidratación, anemias severas, sol intenso, medicamentos…

TVP. Trombosis venosa profunda. Mejor prevenir que curar.

La trombosis venosa profunda puede suponer un riesgo vital para la persona que la desarrolla, veamos con detalle en que consiste este problema.

Lo primero que debemos saber es como funciona el sistema circulatorio. Partimos del corazón que está formado por cuatro cavidades, dos aurículas (parte superior) y dos ventrículos (parte inferior), del ventrículo izquierdo nace la arteria aorta que reparte la sangre a todo el cuerpo a través de sus diferentes ramas. Los capilares van a conectar las arterias a las venas. Las venas van a recoger toda esa sangre ya usada, con productos de desecho y CO2, llega a la aurícula derecha por las venas cava, este recorrido grosso modo, es la circulación mayor. Posteriormente del ventrículo derecho sale la arteria pulmonar, única arteria con sangre sin oxigenar, en los alveolos pulmonares se produce la difusión de gases y a través de la vena pulmonar, llega la sangre cargada de oxígeno a la aurícula izquierda, esto es la circulación menor. Este modelo de circulación mayor y circulación menor, fue descubierto por Miguel Servet.

Pues bien, si entramos más en detalle, debemos decir que la sangre se desplaza por las arterias gracias al impulso cardíaco y a las capas elásticas y musculares que poseen que hace que la sangre avance sin detenerse. En el sistema venoso, en aquellas zonas declives, como son las piernas, como la sangre tiene que ascender desde los pies hasta el corazón, y eso supone un gran esfuerzo contra gravedad, existe un sistema de válvulas que lanza la sangre hacia arriba y posteriormente se cierran para hacer que la sangre sólo lleve una dirección, ascendente.

En el caso de las varices, este sistema de válvulas se vuelve incompetente y se produce reflujo de sangre hacia abajo, las venas aparecen anormalmente rellenadas y se pueden incluso observar a través de la piel.

Debemos saber que en las piernas tenemos un sistema venoso superficial formado por la vena safena externa donde asientan las varices y un sistema venoso profundo formado por la vena safena interna donde pueden aparecer las trombosis.

Un trombo es la formación de un coágulo de sangre en la pared de un vaso, este provoca una obstrucción parcial de la sangre. En el caso de TVP, normalmente esto ocurre en las venas de la pierna y muslo. Hay que prestar mucha atención a la aparición de este cuadro, puesto que si el trombo se desprende, puede viajar a través de la sangre y taponar por completo arterias más pequeñas como las cerebrales o las coronarias, provocar una embolia pulmonar, mortal fulminante, en pocos minutos.

En personas que permanecen inmóviles, por diferentes motivos, fractura, debilidad, sedentarismo,etc, la sangre no asciende hacia el corazón como debiera, tiende a estancarse en miembros inferiores y la sangre que se estanca se coagula, dando lugar a esos trombos.

Ante una TVP, la pierna afecta aparece con un color rojizo, con un importante aumento de temperatura, dolor intenso, cambios en el trofismo local (falta pelo por ejemplo), aumento de sensibilidad, inflamación. Si realizamos una dorsiflexión del tobillo aparece un dolor intensísimo en el hueco poplíteo (Signo de Homans). El diagnóstico se confirma sobre todo con eco-doppler y pruebas de coagulación en analíticas sanguíneas, como la del dímero-D

Estos cuadros aparecen sobre todo en personas obesas, hábitos tóxicos, sedentarismo, fracturas de pelvis o fémur recientes, Síndrome de inmovilidad, insuficiencia cardíaca, edad, pacientes con cáncer, infecciones. Su etiología responde a la triada de Virchow: disminución del flujo sanguíneo, daños a la pared de los vasos sanguíneos y una mayor tendencia de la sangre a que se coagule (hipercoagulabilidad).

En caso de trombosis establecida, sólo existe el tratamiento trombolítico, mediante anticoagulantes, heparinas, warfarinas, acenocumarol y otros medicamentos o incluso su reserción con cirugía.

Es por ello que en casos de previsible inmovilidad, fracturas, personas ancianas encamadas, obesidades con sedentarismo, es programar una serie de ejercicios de movilización por parte del fisioterapeuta, mover la piernas en su totalidad y realizar masajes circulatorios diarios para prevenir estas situaciones. Eso sí, muy importante, si se sospecha de TVP NO REALIZAR FISIOTERAPIA, puede desprender el trombo y acabar con la vida de la persona.

En definitiva la fisioterapia en personas encamadas, inmovilizadas es imprescindible para evitar la instauración de estos cuadros.